Manuel Porto, el artista y el compromiso

La Habana, 28 sep.-La Unión de Escritores y Artistas de Cuba lamenta profundamente el deceso del actor, director escénico y promotor cultural Manuel Porto, fallecido el 28 de septiembre, justo al completar sus 76 años de existencia, a consecuencia de la Covid-19, publica hoy el portal nacional de la UNEAC.

Miembro activo de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC, era querido y valorado tanto por sus colegas como por el pueblo al que entregó lo mejor de su obra artística y humana. En él se anudaban entrañablemente la incesante  búsqueda y el hallazgo de perfiles para cada uno de los personajes que interpretó en el cine, la televisión y la escena, y el compromiso irreductible con la transformación revolucionaria de la sociedad.

Acerca de ese hondo sentido de pertenencia y participación en rl proceso revolucionario, hace apenas unos meses evocó una vivencia cargada de simbolismo: “Cuando tenía 13 años, mi padre me timó de la mano y me llevó a Columbia, a ver a los rebeldes que habían entrado triunfales a La Habana. Vimos a Fidel chiquitico, allá lejos. No se me olvida nunca que mi papá me dijo: ‘Manolito, tú ves ese hombre que está ahí, el de las palomas en el hombro, ese es tu futuro’.”

Fue pródiga su labor actoral. Obras de teatro como El tío Vania, La hoguera, El vuelo del quetzal o series para la televisión como Por el rastro de los libertadores, Alguien me habló de los naufragios, La frontera del deber, El halcón, La séptima familia, Algo más que soñar, La semilla escondida, Cuando el agua regresa a la tierra, entre otras muchas, ahora mismo pasa por la pantalla doméstica la telenovela Volver a mirar en la que encarna a Toñín, son prueba de tan intensa carrera.

En el cine destacó desde Leyenda  (1981), Se permuta (1984) La vida en rosa (1989) y Caravana (1990) hasta La obra del siglo (2015).

Pero quizás la medida más elocuente de su vocación de servicio se tenga en la fundación el 13 de agosto de 1992, con el apoyo del comandante Faustino Pérez,  del conjunto artístico artístico Korimakao, en la Ciénaga de Zapata.

Allí puso lo mejor de sí en aras de desarrollar la creación artística y la promoción cultural, incitar la apreciación de las artes en nuevos públicos  e incidir en el enriquecimiento del espíritu y del pensamiento de los pobladores de esa región de la provincia de Matanzas, experiencia que compartió en otros lugares del país. Ello le fue reconocido con el otorgamiento del Premio Nacional de Cultura Comunitaria.

El día que recibió la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez que otorga las Fuerzas Armadas Revolucionarias, dijo: “El filo de esta arma me acompañará en mis combates por la vida y por mi pueblo. A mi gente jamás los defraudaré”.

La Habana, 28 sep.-La Unión de Escritores y Artistas de Cuba lamenta profundamente el deceso del actor, director escénico y promotor cultural Manuel Porto, fallecido el 28 de septiembre, justo al completar sus 76 años de existencia, a consecuencia de la Covid-19.

Miembro activo de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC, era querido y valorado tanto por sus colegas como por el pueblo al que entregó lo mejor de su obra artística y humana. En él se anudaban entrañablemente la incesante  búsqueda y el hallazgo de perfiles para cada uno de los personajes que interpretó en el cine, la televisión y la escena, y el compromiso irreductible con la transformación revolucionaria de la sociedad.

Acerca de ese hondo sentido de pertenencia y participación en rl proceso revolucionario, hace apenas unos meses evocó una vivencia cargada de simbolismo: “Cuando tenía 13 años, mi padre me timó de la mano y me llevó a Columbia, a ver a los rebeldes que habían entrado triunfales a La Habana. Vimos a Fidel chiquitico, allá lejos. No se me olvida nunca que mi papá me dijo: ‘Manolito, tú ves ese hombre que está ahí, el de las palomas en el hombro, ese es tu futuro’.”

Fue pródiga su labor actoral. Obras de teatro como El tío Vania, La hoguera, El vuelo del quetzal o series para la televisión como Por el rastro de los libertadores, Alguien me habló de los naufragios, La frontera del deber, El halcón, La séptima familia, Algo más que soñar, La semilla escondida, Cuando el agua regresa a la tierra, entre otras muchas, ahora mismo pasa por la pantalla doméstica la telenovela Volver a mirar en la que encarna a Toñín, son prueba de tan intensa carrera.

En el cine destacó desde Leyenda  (1981), Se permuta (1984) La vida en rosa (1989) y Caravana (1990) hasta La obra del siglo (2015).

Pero quizás la medida más elocuente de su vocación de servicio se tenga en la fundación el 13 de agosto de 1992, con el apoyo del comandante Faustino Pérez,  del conjunto artístico artístico Korimakao, en la Ciénaga de Zapata.

Allí puso lo mejor de sí en aras de desarrollar la creación artística y la promoción cultural, incitar la apreciación de las artes en nuevos públicos  e incidir en el enriquecimiento del espíritu y del pensamiento de los pobladores de esa región de la provincia de Matanzas, experiencia que compartió en otros lugares del país. Ello le fue reconocido con el otorgamiento del Premio Nacional de Cultura Comunitaria.

El día que recibió la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez que otorga las Fuerzas Armadas Revolucionarias, dijo: “El filo de esta arma me acompañará en mis combates por la vida y por mi pueblo. A mi gente jamás los defraudaré”.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.