Rosita Fornés: Como una virgen escapada de un lienzo (+Fotos)

Rosita no solo era la artista con la excelencia demostrada de su arte, sino que también la envolvía una aureola de humanidad, de modestia y sencillez, que calaba en el corazón de los que la conocían…

Por Lázaro David Najarro Pujol

A la Fornés la perpetuarán las futuras generaciones. No tuve esa dicha de relacionarme personalmente con la vedette. Nunca coincidimos, pero seguía sus presentaciones.

Nació en Nueva York, Estados Unidos, el 11 de febrero de 1923 y partió a la eternidad el 10 de junio de 2020, día de la triste noticia del fallecimiento de la vedette Rosita Fornés, “deja consternados a todos los cubanos que conocen su arte, a los de otra multitud que disfrutaron de sus actuaciones y a los familiares,  artistas, amigos, conocidos, y admiradores…”, recuerda Ángel Manuel.

Concurrí a la presentación del libro Yo conocí La Fornés, en el Museo Nacional de Artes Decorativas, de La Habana. El patio exterior de la mansión fue colmado por sus fieles seguidores. Es una obra de Ángel Manuel Pérez Álvarez y Rosalía Arnaéz González.

La comencé a leer inmediatamente. Contiene más de medio centenar de testimonios de quienes tuvieron el honor histórico de estar cerca de ella.

La Fornés consideró su gran trofeo el cariño de su público. «He vivido en todas partes pero soy artista cubana, aunque no haya nacido en Cuba, porque aquí fue donde me crié y donde me formé».

Esa fueron las primeras líneas que leí cuando Ángel Manuel me lo dedicara con el único compromiso que lo leyera «con el mismo amor que lo escribimos…”  Es un libro precioso en diseño y contenido.

En sus cerca de 300 páginas atesora además, un rico testimonio fotográfico de su vida, desde la infancia y hasta antes de partir a la eternidad.

Coincido con José Antonio Jiménez que «más allá de la gran vedette de Cuba o de la mejor vedette de América, mas allá de la Diva o justamente a través de todas ellas se expresa la bondad…”  de la “mujer benevolente, dulce y humilde que vivía dentro de la artista y revela el buen ser humano que fue Rosita Fornés”.

Quienes tengan la oportunidad de entrar en la vida de Rosita, a través de las páginas de este tesoro literario quedarán anonadados, emocionados y comprometidos, conscientemente, a ser un buen ser humano, a amar a la tierra donde nos criamos y formamos. Como afirma José Antonio Jiménez en el proemio de esta obra: “Rosita no solo era la artista con la excelencia demostrada de su arte, sino que también la envolvía una aureola de humanidad, de modestia y sencillez, que calaba en el corazón de los que la conocían…

 “(…) Ella no conoció el odio, siempre espacio amor por donde quiera que estuvo”.

Sus amigos utilizaron muchos calificativos para describir la inmensidad de la artista: Carismática, elegante, tierna, modesta, alegre, talentosa, sonriente, sincera… madre amorosa y ejemplar. Una mujer seductora, amable. Una de las artistas cubanas más importantes del siglo XX… Única, irrepetible, de permanente proyección de belleza. Mujer de grandes valores, principios y sentimientos…  virgen escapada de un lienzo.

Entre los calificativos está el de la intérprete Lucía Altieri que la considera una artista de talento inmortal. En tanto la cantante Mirtha Medina la reconoce  como «la más clásica de las últimas décadas a nivel internacional».

El poeta, escritor y etnólogo cubano Miguel Barnet expuso a los autores: «Ella se escribió en el hall de las estrellas cuando las otras pasaron fugaces cuando no inadvertidas. Porque ella tuvo ese don especial y supremo que le dio la vida y que se consagró con la aprobación del más exigentes y sensible gusto de su público».

El músico y pianista Héctor Nivaldo Zervigón expresó: «Son seres escogidos por Dios para derramar ternura y felicidad. Un ángel aunque no viéramos sus alas».

En el Pre-Epílogo de esta obra se intuye el testimonio de la hija Rosa María Medel: «Hablar de mi madre siempre me resulta hermoso y más ahora que su presencia física ya no está, pero si su valiosa presencia espiritual que me acompaña y que con frecuencia me visita en mis sueños, viéndola sonriente…”

América sigue rindiéndose a los pies de Rosa.


2 comentarios on “Rosita Fornés: Como una virgen escapada de un lienzo (+Fotos)”

  1. Yolanda Tejedor Castellanos dice:

    Ella es una estrella que brilla e ilumina desde el cielo.
    Siempre será recordada por todos, es la Rosa más bella Cuba y el mundo

  2. Ana Coluto dice:

    ¡ NUESTRA ROSA PERFECTA !

    Efusivas gracias por su hermosa y elegante reseña.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.