Canto del día de la noche: para cerrar tertulia Alas de Colibrí

Por Lázaro David Najarro Pujol

Yunier Mena Benavides

Yunier Mena Benavides

Santa Clara, 31 jul.-Con la promoción de la obra del poeta espirituano Yunier Mena Benavides, miembro de la Asociación Hermanos Saíz (vanguardia artística joven cubana), cierra el espacio literario Alas de Colibrí, que conduce el escritor Rainer Castellá Martínez, correspondiente a ciclo de verano de julio.

Como consecuencia de la compleja situación epidemiológica que vive la humanidad, Alas de Colibrí se desarrolló online, auspiciada por la Casa de Cultura Chichí Padrón, de la ciudad de Santa Clara.

Castellá retribuyó la difusión recibida durante el mes de julio de las paginas digitales CamaguebaxCuba, Radio Nuevitas y Radio Camagüey.

«Agradecer en nombre de la institución Casa de Cultura Chichí Padrón y el mío propio a esos portales virtuales por el apoyo para que el espacio alcance una mayor difusión por los diversos medios digitales».

Añadió que Alas de Colibrí de julio, sin apostar por la divulgación de los nuevos valores, (establecidos ya) de la intelectualidad nacional, resalta la prosa del Licenciado en Letras, el espirituano Yunier Mena Benavides.

«Poeta que goza de un amplio registro estético en su obra, desde el brazo lírico más tradicional, influenciado por el modernismo sudamericano, me refiero a su poemario «La espiga en delta», a un discurso comprometido de códigos amplios, diría que más lineal desde lo conceptual, sin renunciar al ritmo y la metáfora como sustento indivisible de un autor que destina en la poesía, el oficio de expresarse y reflexionar sobre el medio, sumido a ese diálogo intimista, pincelado por el tono existencial y pesimista de los autores postmodernos».

Consideró que, en «un período, donde muchos críticos opinan ha llegado a su máximo esplendor, si en verdad lo tuvo, y tocado fondo en las oscuridades más sanas, de las que acaso tanto requiere la literatura, que insisto, y me sumo a esta concesión, necesita a gritos un trayecto estético más definido, con un pensamiento crítico más sano y por qué no, también más optimista». 

«Cuando la literatura postmodernista llegue a su fin, tal y como la asimilamos hoy, (porque siempre ha servido de amplio puente entre el modernismo y la suerte de corriente artística que habrá de tomar cuerpo y forma propia), no tengo la menor duda que autores de amplios registros poéticos como Yunier Mena, hallarán sin ninguna dificultad el abrazo exponencial de una estética que le señale como uno de los principales exponentes de este ciclo ecléctico que el autor adosa con claridad y oficio probado  a su intelecto creativo».

En su análisis de la obra Mena Benavides dijo: «No dudo que este haya sido el rastro más valioso que nos viene dejando la variable y voluble ponencia de herramientas artísticas en la postmodernidad. Sin más los dejo con un texto de su autoría, a elección libre del propio autor, y como diría mi amigo Luis Manuel Pérez Boitel, les invito a hacer un brindis por el arte, en este caso de uno de los poetas con mayor identidad creativa que he tenido el placer de leer».«».

CANTO DEL DÍA Y DE LA NOCHE

No quiero vivir como la rata en su indigna cueva,

Ni ser un poeta laureado de lujoso cuaderno

Y pantalones finos

Que duerme su siesta de dogo complaciente,

Ni ser el aturdido ileso divino de la torre

Desbaratado y solo

Que alumbra como un beso,

Ni el que por su canto se piensa porcelana de mejor extensión.

No quiero vivir como la dama

O el señor distinguido que reza en las comidas

Como si las divinidades aquellas trabajaran,

Ni deseo algo que no ame a otras mil cosas,

Hombres, mujeres, nadas,

Selvas me amen de por vida

Para que algo sombrío nunca me rodee

O me comprima con la voz

Sucia de la sombra,

Pedregal de hirientes piezas,

Cráneos homicidas salientes del subsuelo

Jamás parlantes o vestidos,

Ojalá esta mano de alisarme el cabello,

los morrales,

las inciertas rodillas

cale su agudo instrumento de Bayona

como un diestro perejil alimenticio.

Sin bauprés y sin orejas matinales

Diariamente bojeo con mi lengua verbal la rosa cósmica,

El aromático centro del planeta,

El amplio desiderátum de mi hora;

Material aritmética de lo micro y lo macro,

Hamaca vegetal,

Canaladura sonora e insistente,

Fagot de pies precisos.

Ensánchese mi corazón muscular como una alfombra,

Extiéndase mi húmero,

Exíliese mi nombre hacia el olvido

Y llámame yo viento indisoluble,

Paño de tiempo y de mostaza cotidiano

Como la saciedad

Y el hambre.

YUNIER MENA BENAVIDES (Sancti Spíritus, 1993) Poeta. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), y licenciado en letras por la Universidad Central Marta Abreu de las Villas. Textos suyos han sido incluidos en la revista Umbral, Zona Crítica, la Gaveta, Periódico de poesía, La raíz invertida y Amnios.  Incluido en las antologías Corazón central (Ecuador) Prosapia del árbol misterioso (México) y La Estrella en Germen (Cuba) La editorial Sed de Belleza (Santa Clara) publicó su poemario Lo Breve a finales del 2019.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .