Salud, placer y derechos sexuales en Cuba

Por Mileyda Menéndez Dávila*

La Habana, 19 sep .-Desde 2010, la Asociación Mundial para la Salud Sexual, propuso señalar un día de septiembre con el objetivo de destacar las acciones a favor del ejercicio feliz de esa faceta controvertida del devenir humano, amparada en los conceptos y principios de la Organización Mundial de la Salud.
 
La salud sexual y reproductiva (SSR), es un componente esencial de la salud general de las personas, y como esta, debe ser mirada en armoniosa integración de aspectos físicos, emocionales, mentales y sociales. Incluye, entonces, lo que hacemos (o no), lo que pensamos o creemos y cómo nos identificamos en cuestión de géneros e intereses.

No es ausencia de disfunciones, incapacidades o enfermedades asociadas al desempeño erótico y/o procreativo, sino un estado de bienestar siempre en construcción, cuyas manifestaciones cambian en función de factores propios y del entorno sociocultural. Su evolución dicta la madurez de los países para crear marcos seguros al ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos (DSR), sin los cuales la SSR no estaría completa.

EDUCACIÓN SEXUAL EN REVOLUCIÓN

El triángulo salud sexual, derechos y placer, ha estado en la mira de la Revolución desde su triunfo hace seis décadas, y particularmente, en el discurso y la acción de la Federación de Mujeres Cubanas fundada por Vilma Espín, Heroína de la República de Cuba.

En 1975, la educación de la sexualidad quedó expresada en la política del Estado. A partir de ese momento, ha ido ajustándose a una cambiante realidad nacional e internacional en materia de reconocimiento de derechos, ampliación de servicios, investigaciones, formación de profesionales y conformación de redes para el activismo y la educación popular no discriminatoria.

Hoy, el país apuesta por un sistema de Educación Integral de la Sexualidad

(EIS), que intenta resonar de forma armoniosa en toda la sociedad, las instituciones docentes y asistenciales, la creación artística y científica, los conceptos y opciones de recreación, las leyes y, por supuesto, la familia, el barrio y el mundo privado de los individuos. Al decir de la doctora Mariela Castro, diputada y directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), es necesario ubicarse en la evolución histórica del tema de las sexualidades, en especial las no heteronormativas, en la agenda social de nuestra nación para entender el contexto de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGTBI+).

También en la necesidad de colocar su atención como objeto de política pública, consolidando así la protección en un sistema de leyes que honren el espíritu de la nueva Constitución de la República, aprobada en abril de 2019, y particularmente el valor supremo que en ella se defiende: la dignidad humana.

Del mismo modo, es necesaria una mirada histórica para hacer estimados sobre la fecundidad en Cuba y las causas de su baja tendencia, una situación donde las limitaciones económicas van de la mano de otras razones culturales igual de impactantes en ese fenómeno, atravesado además, por la aplicación del derecho más allá de conceptos de salud o demográficos generalizadores.

Para la doctora Castro educar en virtud del ejercicio de una sexualidad libre y feliz, implica hablar de justicia y convivencia respetuosa a partir de cómo nos vemos y sentimos; porque en el paradigma emancipador del socialismo, la libertad es una compleja responsabilidad individual y colectiva.

PLACER EN TIEMPOS DE COVID-19

En 2020, la consigna en torno al 4 de septiembre como Día Mundial de la Salud Sexual, destacó el derecho al placer en tiempos de Covid-19, partiendo del innegable impacto que ejerce la pandemia en la privacidad de las personas y sus relaciones sexuales y filiales; así como las dificultades económicas por la pérdida de empleos y otras fuentes de preocupación que igualmente laceran la vida sexual y las dinámicas familiares.

Si en condiciones ‘normales’ existen sectores de la población que ven vulnerados sus DSR, el nuevo escenario exige un análisis mucho más agudo para proteger el ejercicio de esos derechos, denunciar la violencia patriarcal agravada en condiciones de confinamiento, promover la equidad de género y el respeto a la diversidad en todas las expresiones, íntimas y sociales.

Esa vuelta al hogar como epicentro de la vida, genera dudas y conflictos intergeneracionales que se reflejan en la sexualidad. Y esta, a su vez, deviene fuente de angustias sobre las conductas a seguir en las viviendas y en el mundo virtual.

Sin embargo, resulta también un espacio de regocijo que compensa otras pérdidas y un magnífico pretexto para el autodescubrimiento físico y espiritual.

Por eso, aun cumpliendo las medidas de aislamiento social decretadas por las autoridades cubanas con el objetivo de contener la pandemia, los servicios de Salud Sexual y Reproductiva han mantenido un nivel importante de vitalidad, sobre todo, las consultas en centros comunitarios, dispensarización de pacientes, atención hospitalaria de urgencia y tareas impostergables del Programa Materno Infantil.

A través de las redes sociales, los medios de prensa y las líneas de ayuda psicológica, este año han mantenido viva su agenda varios proyectos de sensibilización dirigidos a jóvenes y adolescentes, las consejerías y acciones de prevención de ITS/VIH-Sida, un activismo muy creativo en contra de la violencia de género y a favor de la equidad social, y el respeto efectivo a la diversidad humana.

Paralelamente, el Estado mantiene una intensa labor de consulta y redacción de documentos, encaminada a cumplir el cronograma legislativo aprobado por el Parlamento.

En ellos se vislumbran importantes jalones en el respaldo de los DSR de toda la ciudadanía a tono con los convenios internacionales de los que Cuba es signataria, y con el reclamo de una población mejor educada en estos temas de salud, derechos y placer.

*Periodista especializada en temas de Salud Sexual, Familia y Derecho

(Tomado de Avances Médicos de Cuba)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .