Orlando Guerra Soa, «Cascarita»: un camagüeyano de fama universal (+Fotos)

Por Lázaro David Najarro Pujol/Fotos autor e Internet

Camagüey, Cuba.-La peculiar manera de interpretar las guarachas y sones sobre el escenario del cantante, bailarín e improvisador camagüeyano Orlando Guerra Soa, «Cascarita», fue reflejada en fotografías de la época y confirmada por su amigo de juventud, su coterráneo Jorge Sicilia.

Para el compositor cubano Bebo Valdés (1919-2013), «Cascarita», conocido también en el universo musical en la mayor de las Antillas como «El guarachero de Cuba», era «el mejor cantante de mambos que dio Cuba». Nació en Camagüey el 14 de septiembre de 1920.

Sus primeros éxitos como intérprete profesional los alcanzó en su tierra natal, al igual que en la ciudad de Santa Clara. Sus melodías se escuchaban en la emisora CMHI de los magnates tabacaleros los Hermanos Trinidad, que luego daría origen a la estación RHC Cadena Azul, en La Habana.

Considera el vocalista Roberto Simón, estudioso de la obra de Orlando Guerra, que su hermano era un popular tumbador de la antigua orquesta Tridimensional que dirigía el maestro Ramonín Vega. «Cascarita», que era un cantante rítmico, debutó en Camagüey acompañado entre otros, de Silvia González, Blanca Margarita Gómez, Servando Vázquez y Candita Batista.

«Él utilizaba su habilidad del humor para mezclarlo con la música popular cubana, además lo hacía muy bien», opinó el también presidente de la filial agramontina de Música de la UNEAC.

Se le recuerda por su espectacular interpretación de guarachas y sones compuestos por Julio Cueva (1897- 1975), entre los que resaltan «Tingo Talango», «Rascando siempre rascando» y «El marañón». «Pobrecitas las mujeres», «Qué caló», «En tiempo de mangos» y «Dos cosas pa’ tomá con leche».

Joaquín Eduardo Varona Lezcano, director y asesor de programas musicales de Radio Cadena Agramonte reveló que tuvo la suerte de entrevistar al amigo de juventud en Camagüey de Orlando Guerra. «Además, estudiaron en la misma escuela».

A Orlando Guerra le pusieron “Cascarita” porque durante una gira pidieron pan con queso.

—Pero mira esto, solo tiene un pedacito de queso. ¡Esto es cascarita! ¡Esto es cascarita!, le reclamó a la dependiente.

Sus propios compañeros de viaje se burlaron de él por la justa observación:

—¡Orlando, tú eres «Cascarita»!

A partir de ese momento se quedó con el sobrenombre de «Cascarita».

Según el testimonio ofrecido por Jorge, se distinguía por su sentido del humor. Era muy carismático y de mucha creatividad en el escenario.

Me contó Jorge Sicilia, que Benny Moré aprendió mucho de «Cascarita», en cuanto a su estilo, no sólo musicalmente, sino también en la manera extravagante de vestir y comportarse en el escenario.

Coincide Simón Roberto que Cascarita fue un referente para Moré, en la forma de decir y de proyectarse. «Era un personaje natural, cómico. De solo mírarle con su leva que le quedaba ancha. Mientras que el Benny usaba el saco largo, Cascarita sobre lo ancho, con corbatas extravagantes».

Precisa Varona Lezcano que Cascarita «fue un personaje muy popular en Cuba en los años de 1930 a 1940. En Camagüey comenzó bailando tap. Era un bailarín excepcional de tap. Se presentó muchas veces en el Teatro Principal de esta ciudad. Tenía muchos admiradores y admiradoras».

«Me aseguró Jorge que en una oportunidad se presentó en una emisora de Camagüey y como faltó un músico él cantó acompañado por la orquesta y fue todo un éxito por su timbre, su voz… Fue cuando se hizo muy popular aquí».

«Vestía de una forma muy llamativa: pantalones y sacos anchos y sombrero… Fue muy famoso por las guarachas». Pude escuchar una entrevista realizada en vivo por Germán Pinelli a Cascarita, famosa en los diálogos, el empleo de doble sentido y las metáforas.

Precisamente en 1948, contratado por la emisora CMQ, Orlando Guerra participaba diariamente en un show nocturno animado con Pinelli. El locutor y el cantante formaban un dúo humorístico chispeante.

Considera Eduardo Varona Lezcano, integrante de la filial camagüeyana de Radio, Cine y Televisión que es necesario rescatar del olvido a una figura como Orlando Guerra Soa. Actualmente es desconocida en Cuba.

«Personalmente vine a conocer la impronta de Cascarita en la música y la cultura cubana en general, luego de que el locutor Ángel Eduardo Rosillo Heredia (1929-2015) desarrollara un conversatorio con un grupo de realizadores en el contexto de un Festival Nacional de Radio», efectuado en Camagüey.

Explicó Varona Lezcano que Rosillo presentó unas grabaciones de canciones interpretadas por el músico camagüeyano y conversó mucho sobre su trayectoria como cantante, reconocido en el ámbito musical como un camagüeyano de fama universal.

«En México, fue también muy famoso. Cantaba y bailaba mambo, guaracha, son… Era un improvisador por excelencia», añadió Varona Lezcano.

Orlando Guerra Soa cautivó al público en su gira en 1942 a Puerto Rico, donde grabó con la orquesta de Pepito Torres para RCA Víctor. Fue muy conocido por su estilo sarcástico, bautizado de palabras del lenguaje callejero.

Cuando el músico y compositor Julio Cueva, creó su propia orquesta en 1944, Cascarita se convirtió en cantante estrella (aumentó la popularidad de la agrupación), sin dejar sus compromisos y grabaciones con los Hermanos Palau hasta 1949.

En tanto, en junio de 1945, el camagüeyano fue contratado por Liduvino Pereira, director de la Orquesta Casino de la Playa, para realizar grabaciones con esa agrupación, con tremendo éxito por las canciones «Consuélate», de Silvestre Méndez; «Vive regalá», de Hermenegildo Cárdenas; «El cuá cuá», de Jesús Guerra; «Coge pa la cola», de Iván Fernández; «Esto es lo último», de Rafael Blanco Suazo; y «Yo pico un pan», «Quiero un sombrero» y «Se murió Panchita», de Félix Cárdenas.

Luego de Cascarita actuar en distintos cabarets de segunda, escenarios de provincias y con conjuntos y otros grupos que en realidad no se encontraban a su altura, se radicó en 1960 en Ciudad México.

El cantante Simón Roberto, quien organiza en Camagüey la Peña del Bolero, dijo que a Benny Moré lo contextualizó sus actuaciones súper relevantes en los grandes centros nocturnos de La Habana y de otras naciones. Estimuló el interés de grandes empresarios del mundo, suerte que no tuvo Cascarita, aunque participó en giras por Colombia, Panamá, Puerto Rico y Venezuela.

Orlando Guerra Soa, participó en 1968, en su última incursión importante en discos respaldados por la orquesta del pianista mexicano Memo Salamanca. Su timbre de voz continuaba intacto. Falleció en la capital de México el 30 de marzo de 1973.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .