Zarpan las enviadas: aunque las nubes no corran con el viento

Texto y fotos Lázaro David Najarro Pujol

Junio, 2020.- Del puerto de Santa Cruz del Sur a Cayo Peralta nos separan unas 48 millas de impresionantes paisajes. Si el periplo es a Cabeza del Este, el tiempo de travesía se acorta mucho más.

Hace más de 25 años ese recorrido lo realizábamos con frecuencia en el Frank País, una veterana embarcación que su capitán y demás tripulantes la cuidaban con esmero.

La travesía hacia Peralta la consumábamos en un primer tramo bordeando la costa. Vencido ese trayecto la embarcación entraba a las cayerías a través de los laberintos formados por las corrientes marinas y de aguas transparentes.

El itinerario se vencía en cuatro horas de travesía. Luego que la proa de la embarcación besara el Paso de los Chinos amarrábamos  los cabos en los maderos de un pequeño atracadero en Peralta.

Para los tripulantes de las enviadas (medio de enlace entre el puerto y la flota en alta mar), no cabe el viejo refrán: No salgas del puerto si las nubes no corren con el viento.

Contra vientos y mareas las enviadas zarpan del espigón porque ni la langosta, ni el camarón pueden esperar en alta mar.

Cada tarde estos barcos pesqueros sueltan las amarres para trasladarse a Peralta u otro destino de las Doce Leguas.

Sus capitanes devienen pescadores experimentados y conocedores de estos laberintos de difícil acceso.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .