Una constitución donde la dignidad plena del hombre esta garantizada (V y final)

Versión y foto Lázaro D. Najarro Pujol

adolescentes  graduados  de  la  enseñanza  técnica  y  profesional  u  otros  que En su capitulo V: derechos, deberes  y garantías, la Constitución de la República de Cuba, prohíbe el trabajo de las niñas, los niños y los adolescentes.

El Estado brinda especial protección a aquellos,  en  circunstancias  excepcionales definidas en la ley, son autorizados a incorporarse al trabajo, con el fin de garantizar su adiestramiento y desarrollo integral.

En tanto, la persona que trabaja tiene derecho al descanso, que se garantiza por la jornada de trabajo de ocho horas, el descanso semanal y las vacaciones anuales pagadas.

La ley define aquellos otros supuestos en los que excepcionalmente se pueden aprobar jornadas  y  regímenes  diferentes  de  trabajo,  con  la  debida  correspondencia  entre  el  tiempo  de  trabajo y el descanso.

La ley de leyes instaura que la  persona  que  trabaja  tiene derecho  a  la  seguridad  social.  El  Estado,  mediante  el  sistema  de  seguridad  social,  le  garantiza la protección adecuada cuando se encuentre impedida  de  laborar  por  su  edad,  maternidad,  paternidad, invalidez o enfermedad.

Asimismo, de conformidad con la ley, el Estado  protege  a  los  abuelos  u  otros  familiares  del  menor  de  edad,  en  función  del  cuidado  y  atención a este. En caso de muerte de la persona que trabaja o  se  encuentra  pensionada,  el  Estado  brinda  similar protección a su familia, conforme a lo establecido en la ley.

En su capitulo V: derechos, deberes  y garantías, la Constitución de la República de Cuba, acentúa que el  Estado  garantiza  el  derecho a la seguridad y salud en el trabajo mediante la adopción de medidas adecuadas para la  prevención  de  accidentes  y  enfermedades profesionales.

La persona que sufre un accidente de trabajo o contrae una enfermedad profesional tiene derecho a la atención médica, a subsidio o jubilación en los casos de incapacidad temporal o  permanente  de  trabajo  o  a  otras  formas  de protección de la seguridad social.

El Estado, mediante la asistencia social, protege a las personas sin recursos ni amparo, NO aptas para trabajar, que carezcan de  familiares  en  condiciones  de  prestarle  ayuda; y a las familias que, debido a la insuficiencia de los ingresos que perciben, así lo requieran, de conformidad con la ley.

Una constitución donde la dignidad plena del hombre es garantía



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.