Una constitución donde la dignidad plena del hombre esta garantizada(IV)

Versión y foto Lázaro D. Najarro Pujol

La Constitución de la República de Cuba, en su capitulo V: derechos, deberes  y garantías, enfatiza que la  confiscación  de  bienes  se aplica solo como sanción dispuesta por autoridad competente, en los procesos y por los procedimientos que determina la ley.

Se agrega que cuando  la  confiscación  de  bienes  sea  dispuesta  en  procedimiento  administrativo,  se garantiza siempre a la persona su defensa ante los tribunales competentes.

El Estado favorece en su política  penitenciaria  la  reinserción  social  de  las  personas privadas de libertad, garantiza el respeto  de  sus  derechos  y  el  cumplimiento  de  las normas establecidas para su tratamiento en los establecimientos penitenciarios.

Asimismo,  se  ocupa  de  la  atención  y  reinserción social de las personas que extinguen sanciones penales NO detentivas o cumplen otros tipos de medidas impuestas por los tribunales.

La carta magna instituye que las personas tienen derecho a dirigir quejas y peticiones a las autoridades, las que están obligadas a tramitarlas y dar las respuestas  oportunas,  pertinentes  y  fundamentadas en el plazo y según el procedimiento establecido en la ley.

En la ley de ley se reconocen a las personas los  derechos  derivados  de  la  creación  intelectual,  conforme  a  la  ley  y  los  tratados  internacionales. Los  derechos  adquiridos  se  ejercen  por  los  creadores  y  titulares  en correspondencia  con  la ley, en función de las políticas públicas.

La Constitución de la República de Cuba reconoce el derecho a la sucesión por causa de muerte. La ley regula su contenido y alcance.

La carta magna cubana  reconoce  el  derecho  al  trabajo. La persona en condición de trabajar tiene derecho a obtener un empleo digno, en correspondencia con su elección, calificación, aptitud  y  exigencias  de  la  economía  y  la  sociedad.

El Estado organiza instituciones y servicios que  faciliten  a  las  familias  trabajadoras  el  desempeño de sus responsabilidades. Además, puntualiza que toda  persona  tiene  derecho  a  que  su  trabajo  se  remunere  en  función  de  la  calidad  y  cantidad,  expresión  del  principio  de distribución  socialista  “de  cada  cual  según  su capacidad, a cada cual según su trabajo”.

Una constitución donde la dignidad plena del hombre es garantía.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.