Una constitución donde la dignidad plena del hombre esta garantizada (I)

Versión y foto Lázaro D. Najarro Pujol

Inspirado en el profundo anhelo de José Martí de que la ley primera  de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, somos un Estado socialista de derechos y justicia social.

Además, un Estado democrático, independiente soberano, organizado con todos y para el bien de todos como república unitaria e  indivisible,  fundada  en  el  trabajo,  la  dignidad,  el  humanismo  y  la  ética  de  sus  ciudadanos para el disfrute de la libertad, la equidad, la  igualdad,  la  solidaridad,  el  bienestar  y  la  prosperidad individual y colectiva.

La Constitución, aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Segundo Período Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura, y ratificada en referendo popular el 24 de febrero de 2019, en su capitulo V ofrece derechos, deberes  y garantías.

Sustenta que la  dignidad  humana  es  el  valor supremo que sustenta el reconocimiento y ejercicio  de  los  derechos  y  deberes  consagrados  en la Constitución, los tratados y las leyes.

La ley de leyes reconoce y garantiza  a  la  persona  el  goce  y  el  ejercicio  irrenunciable, imprescriptible, indivisible, universal  e  interdependiente  de  los  derechos  humanos,  en  correspondencia  con  los  principios  de progresividad, igualdad y no discriminación. Su respeto y garantía  es de obligatorio cumplimiento para todos.

En su capitulo V: derechos, deberes  y garantías, la Constitución de la República de Cuba garantiza que todas las personas son iguales  ante  la  ley,  reciben  la  misma  protección  y  trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades.

Todos los cubanos, sin ninguna  discriminación  por  razones  de  sexo,  género, orientación sexual, identidad de género, edad,  origen  étnico,  color  de  la  piel,  creencia  religiosa, discapacidad, origen nacional o territorial, o cualquier otra condición o circunstancia personal que implique distinción lesiva a la dignidad humana, garantiza la CARTA MAGNA.

Igualmente defiende que todas las personas tienen derecho a disfrutar de los mismos  espacios  públicos  y  establecimientos  de  servicios. Asimismo,  reciben  igual  salario  por  igual  trabajo, sin discriminación alguna. La  violación  del  principio  de  igualdad está proscrita y es sancionada por la ley.

Una constitución donde la dignidad plena del hombre es garantía.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.