Altagracia, por una práctica ecológicamente sostenible

La cría de ganado vacuno, la avicultura y cultivo de viandas y hortalizas devienen las  principales fuentes económicas de Altagracia, afirmó Elba Nápoles de la Torre, presidenta de ese Consejo Popular.

Texto y fotos Lázaro D. Najarro Pujol

Camagüey, Cuba.- Altagracia, ubicado a 17 kilómetros al noreste de la ciudad cubana de Camagüey, es un poblado que distingue por la favorecida vegetación que rodea las viviendas y la conciente participación de sus habitantes en el cuidado del medio ambiente.

Distinguen por una práctica económica y ecológicamente sostenible, al desarrollar sus pobladores el programa de la Agricultura Urbana, Suburbana y familiar en cientos de patios que aportan viandas, hortalizas, granos y otras producciones.

Explicó que la demarcación tiene una extensión de unos 140 kilómetros cuadrados y una población de 5 mil 680 habitantes. Cuenta con siete circunscripciones del Poder Popular e igual número de bases productivas del sector campesino y cooperativo

Los niños y adolescentes de Altagracia gozan del beneficio de contar con siete planteles educaciones, entre ellos el Centro Mixto Paquito Borrero Labadí, donde se forman unos 455 alumnos de las enseñanzas primaria y secundaria residentes en zonas agropecuarias diseminadas de ese Consejo Popular rural.

A las unidades del comercio y la gastronomía se suman pequeños negocios del sector no estatal, como parte de las transformaciones socioeconómicas en la que está inmerso el país.

Conocido en la época colonial como Ceja de Altagracia, exceptúa también por relevantes acontecimientos históricos ocurridos en esa zona, entre los que destaca el combate dirigido por el Mayor General del Ejercito Libertador cubano Ignacio Agramante, el  3 de mayo de 1869.

En ese poblado cayó en combate, el 17 de junio de 1895, Francisco Borrero, mayor general del Ejército Libertador. Desembarcó junto a José Martí y Máximo Gómez por playitas de “Cajobabo”. Participó en las guerras del 68 y del 95. En su honor se erigió en Altagracia, un hermoso parque, que sobresale por un pequeño bosque y su gran Ceiba, que desafía el tiempo.

Finalizada la batalla, comanda por el Mayor General Máximo Gómez, el caserío fue incendiado y destruido. Tras finalizar la guerra, se inicio la reconstrucción del poblado en el año 1900.

En Altagracia, se ha logrado un movimiento popular que favorece las iniciativas desde la propia comunidad, entre las que resaltan la realización de actividades de beneficio de la población en apoyo a la recuperación de viviendas.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.