«No me llames más Caballero de París» (+ Audio)

Refiere Orestes del Castillo que el joven gallego aprendió en la cárcel disimules oficios para mitigar el tiempo en la prisión

Refiere Orestes del Castillo que el joven gallego aprendió en la cárcel disimules oficios para mitigar el tiempo en la prisión

Por Lázaro David Najarro Pujol/Fotos del autor

Camagüey, Cuba, 31 mar.- José María López Lledín, el trotamundos más famoso de La Habana, llegó Cuba el 10 de diciembre de 1913 de la provincia de Lugo, España en busca de una mejor vida y tranquilidad espiritual. Arribó a la edad de 12 años a bordo del vapor alemán “Chemnitz”.Muy cerca de la Plaza Vieja fue contratado en un bar. Era muy bueno en la fabricación de cócteles y otras bebidas. Distinguía además por su honradez y carácter afable.
Pero José María López Lledín fue objeto de una gran injusticia que lo llevó a perder su equilibrio mental, tras ser arrestado en 1920 y remitido a la prisión del Castillo del Príncipe en La Habana, según contó el Arquitecto Orestes del Castillo.
Refiere Orestes del Castillo que el joven gallego aprendió en la cárcel disimules oficios para mitigar el tiempo en la prisión.
A partir de las primeras décadas del siglo XX, a su salida de la cárcel se le veía deambular por las calles, especialmente recorría el Paseo del Prado, la Avenida del Puerto, la Plaza de Armas; las proximidades de la Iglesia de Paula, la Acera de El Louvre y el Parque Central.
Se le veía con capa negra. Al salir la prisión dejó que su cabellera y la barba le crecieran. Amaba La Habana más que a su propia tierra. Muchos creadores se inspiraron en este excelente comunicador, entre ellos Gerardo Alfonso, con su canción El ilustrado Caballero de Paris.
José María López Lledín padecía de parafrenia. Algunas horas antes de fallecer comenzó a recuperar la lucidez
Afirma Orestes del Castillo ocurrió cuando el médico, Luis Calzadilla Fierro, quien lo visitaba todos los días, le preguntó:
-¿Cómo estás, Caballero de Paris, Emperador del Mundo?
-¡Médico, por favor, no me llames más Caballero. Ya no soy el Caballero de París. Estos no son tiempos de aristócratas ni de caballeros andantes.
El médico le indagó:
–¿Ya yo no soy tampoco, su fiel mosquetero?”
–No, Calzadilla, desde hace años sólo eres mi fiel psiquiatra.
El 12 de julio de 1985 falleció en el Hospital Psiquiátrico de Mazorra en La Habana.
Eusebio Leal, historiador de la ciudad de La Habana reclamó sus restos, que están actualmente depositados en la crista en el convento de San Francisco de Asís, y encargo al artista José Villa Soberon que erigiera una estatua a tamaño natural para perpetuar la imagen del Caballero de Paris.
Cientos de turistas cubanos y extranjeros se toman fotos: una expresión de solidaridad, simpatía y amor por quien siempre será el Emperador del Mundo, sin dejar de ser José María López Lledín, el joven gallego que llegó a la isla en busca de esperanza.

 


One Comment on “«No me llames más Caballero de París» (+ Audio)”

  1. Ángelacruz Damián dice:

    Bella historia ojalá y se me haga algún día conocer ese monumento


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .