Canto Adentro vocaliza su tradición

Texto y Fotos: Yahily Hernández Porto

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Camagüey. — Canto Adentro es la fiesta de los jóvenes trovadores camagüeyanos, en su tercera edición, el cual sonó sus cuerdas en espacios artísticos del Camagüey, que defienden las raíces de la trova cubana, desde su actual forma de concebirse como género multiplicador de tendencias y estilos musicales, que busca la actualización de la creación juvenil.
Desarrollado del 19 al 23 de noviembre, en esta ciudad, el certamen cultural se reveló nuevamente como un espacio necesario para promover la obra de los trovadores noveles, de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), y para afianzar el quehacer de los cultivadores del género de Santiago de Cuba, Granma, Las Tunas, Villa Clara y la anfitriona, Camagüey.
El trovador Harold Díaz Pedraza, miembro del comité organizador de la cita, expresó que el evento destaca por ser un espacio alternativo; de resistencia, ante la avalancha de patrones seudo—culturales musicales, que pretenden alejarnos de lo más auténtico de nuestra herencia musical», resaltó Díaz.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mas el acontecimiento trovadoresco no se conformó con mostrar solo la obra de los más nóveles, sino que esta vez fortaleció el vínculo con consagrados defensores del genero como el tunero Freddy Laffita —una joya de la composición; quien nos regaló temas de su autoría como Confesión y el Sucu Suco, Animal Romántico— y con fundadores del Movimiento de la Nueva Trova (MNT)en Camagüey, Saulo Fernández Núñez y Máximo Rolando Montes de Oca, para quienes el rencuentro con el pasado y presente musical constituye una imprescindible herramienta que aproxima a generaciones de trovadores y sus maneras de cultivarla.
Así lo evidenció Antonio Batista, trovador de amplia obra musical, quien durante dos décadas ininterrumpida no ha dejado de defender el género en Camagüey.
Para él Canto Adentro es también su espacio de creación, al que hay que defender y asegurar.
El acontecimiento cultural agramontino organizado por la AHS agramintina se elevó además por mantener una amplia jornada teórica, con las conferencias: La guitarra trovera o la trova guitarrera, de Mariela Pérez—Castro, miembro de honor de la AHS, y Orígenes y Evidencia en la Nueva Trova en Camagüey, a cargo de Saulo Fernández.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fernández quien interpretó obras de su autoría como la muy gustada El Pregonero, aseveró: «No se pude separar el inicio del MNT en Camagüey, sin mencionar y enaltecer la figura de Miguel Escalona —fallecido el 6 de octubre de 2001—, quien aglutinó a jóvenes de verbos encendidos».
Saulo expresó además que sus compañeros de entonces: Omar Pérez Jacinto, Rafael de la Torre, Máximo Rolando Montes de Oca, Eriberto Reinoso Gallego y Mario Ayoub Aguilera fueron convocados en octubre de 1973 por Escalona, para de manera oficial organizarlo; fundarlo.
Por eso el sentido homenaje de los jóvenes artistas por Escalona, el Cantor agramontino, también tuvo eco en la tumba que resguarda sus restos en la necrópolis de su ciudad.
Esta tradición trovadoresca que inició desde la primera edición del otrora festival Trovailesa, y luego mantenida por Canto Adentro, evocó la vida y obra del excepcional músico, para quien su grandeza radicaba en la creación de profundas letras, con verbos encendidos y peliagudos.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otra opción degustado por muchos en el Café Literario La Comarca, de la Casa del Joven Creador (CJC) —única de su tipo de referencia en Cuba—, fue el encuentro con el inicio, desarrollo y actualidad de la trova en Cuba, a través de la conferencia de Pérez-Castro, quien también es miembro de la UNEAC y autora de una decena de títulos publicados en editoriales nacionales y provinciales.
En su recorrido por el devenir de la historia musical cubana, Mariela destacó el giró y profundidad que adquirió la Trova en Cuba con la Revolución en 1959.
«Se reverdece todo, porque se aporta más flexibilidad al manejo vocal; interesa más lo que se dice que la calidad vocal del autor; se incorpora nuevos timbres y formatos; los trovadores se apropian del son desde perspectivas diferentes de las hasta entonces tradicionales; se rejuvenece y estiliza la música campesina; se emprende una estilización de lo afrocubano, en especial del guaguancó; los cantautores vuelven los ojos a los presupuestos legados por la trova tradicional para reelaborarlos desde una perspectiva contemporánea; se incorpora al quehacer trovadoresco cubano elementos de folclor latinoamericano y los creadores se apropian de elementos del rock, el blues, el reagge, el jazz, el flamenco, lo hindú…».
Ratificó además la escritora que las nuevas hornadas troveras siguen sucediéndose en una continuidad agradecible y aunque los afanes clasificatorios han pretendido separar a la trova actual en nueva, novísima, requetenovísma y requecontranovísima, «la trova cubana es un fenómeno único e inseparable», sentenció.
Esta vez cerca de una veintena de músicos se empeñaron en seducir con sus propuestas a un público ávido de poesía y lírica vocalizada. Curioso y sorprendente resultaron las interpretaciones de los adolescentes de 16 años de edad, Juan Pablo; quien regaló Experiencia, y Nelson Daniel; con Seguirte Amando. Su debut como trovadores «empedernidos» afianza una tradición, aglutinada actualmente en el novedoso movimiento en cierne, Posible Canción, liderado por la AHS.
La edición que acaba de concluir demostró que quienes preservan el género en Cuba, no solo contarán con una similar en el 2016, sino con un evento enriquecido desde la experiencia, porque no son pocos los que consumen trova en Camagüey; pues un público diverso espera a su Canto Adentro, y músicos y artistas consagrados también participan de la novedad cultural, que revela a través de géneros tan cubanísimos como el son, la guaracha, la rumba, el guaguancó, el Sucu Sucu, el bolero, la balada—son y hasta el bossa-nova, una prevaleciente intención por la canción inteligente, que se acerca al entorno del cubano, sus contradicciones y aspiraciones.
Así lo apreció el consagrado pianista y bajista agramontino, del Ballet Folclórico de Camagüey —baluarte de la cultura agramontina— Félix Alberto González: «Los creadores jóvenes están cultivando buena música cubana, buena trova, y Canto Adentro lo demuestra, pero —aconsejó— hay que seguir estudiando a los padres de la trova en Cuba y a su más notables exponentes de todas las épocas, pues en ellos está el camino certero para la continuidad del género, desde la calidad y elevada profesional».
Y es que cuando el objetivo es «irrumpir» al consumo banal casi inherente a la cotidianidad del cubano, la trova es el antídoto, la «aspirina», para no solo desplazar la música foránea y nacional sin criterio y sentimiento, sino para llenar espacios socio—culturales de la ciudad, con lo mejor del arte cubano emanado de los miembros de la Asociación Hermanos Saíz.
El tunero Carlos Dragoní, en pleno desarrollo profesional, quien regaló el son, Tranquilo y la canción Saleth, dijo a JR que el evento es una modesta oportunidad que permite defender la canción de autor, que carece de espacios similares en otras provincias del país. «Ojalá se clonara Canto Adentro y ojala Cuba lo multiplicara en todas las provincias. El público sin duda lo agradecería, como lo agradecen cientos de jóvenes en Camagüey».
En esa misma línea de pensamiento el agramontino Ebenezer Semé, líder del proyecto, Ébano y Marfil, y quien interpretó el son, La tierra de Cuba y el afro—jazz, Arenas del Desierto, insistió en la necesidad de trasladar Canto Adentro a otros escenarios, donde se pueda llegar a una mayor cantidad de público joven.
Compartió similar criterio el granmense Ernesto Díaz, joven quien regalo una dupla de baladas muy sugerentes: Tiempo y Camino a la Ciudad. «Es un espacio para reflexionar sobre nuestras obras y para medirnos como compositores y trovadores. Todo ello —agregó—nos acerca a Cuba y a un público que busca también la canción de pensamiento profundo».
Exquisitas en Canto Adentro fueron las interpretaciones de trovadores de la talla del santiaguero Ramón David, quien regaló piezas como Carmen, el bossa-nova, Media Luna y Laberinto; balada—pot. Este trovador volvió a encantar a quienes bebieron de su poesía y exclusiva manera de interpretarla. Ratifico que su lírica trovadoresca no merece estar en silencio pues su originalidad y sus probadas dotes para el canto, deberían estar en los MCM y en las disqueras cubanas. ¿Habrá que esperar que disqueras extranjeras lo descubran?, me pregunto nuevamente.
Ambas instituciones imprescindibles para la promoción de la cultura en Cuba muy bien que pudieran seguir las notables carreras del tunero, Daniel Velázquez (EL Gato), quien musicalizó preciosamente Declaración, de Rubén Martínez Villena; el son—bolero Árboles y la balada—pot; No quiero ir a Casa, y del agramontino; nada convencional, pero muy creativo, Norly Venegas, director de As Trébol, para quien la fusión de sus cuerdas con el guaguancó, la rumba, el flamenco y otros géneros como el Country Rock, Country alternativo, Country folk y Contry pop, marcan su estilo muy singular, en fusión agradecible con sus raíces más autóctonas. El joven Venegas, al vocalizar Aún estoy vivo y Canta Corazón; mezcla de la rumba, del flamenco y del Contry, demostró sus amplios caudales como intérprete y compositor.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La III edición de este muy modesto, pero alternativo acontecimiento cultural camagüeyano sirvió además para reafirmar la valía de proyectos musicales como los nombrados Hierro y Cristal, dirigido por el camagüeyano Reynaldo Rodríguez; quien demostró madurez en sus muy atinadas guajiras y son cubano como Algarabía y el bossa—nova; La Cigarra, Punto de Giro, liderado por el agramontino Harold Díaz; con su muy crítica guaracha; Pollo por pescado y arrollando desde Villa Clara llegó la banda Estaciones, conducido por Leodanis Castellón, quien entonó una trilogía de baladas admirables, Resplandor, Quizás y Se Morir aquí; pieza que nos recuerda a una Cuba amada por sus jóvenes y por su pueblo.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El acontecimiento cerró sus puertas para decir adiós hasta el próximo año. En el concierto de clausura se elevaron a los jóvenes cultores y seguidores hacia el reencuentro con lo más autóctono de nuestras tradiciones; en complicidad con una voluntad que abraza un pasado musical que alienta y nutre el espíritu del cubano, de quien disfrutó de un Canto Adentro crecido ante detalles organizativos y otros sin sabores, que limitaron las presentaciones de los noveles talentos en parques y plazas de esta ciudad.
Guarachas, sones, boleros, baladas-sones, y una música muy experimental, en fusión con géneros contemporáneos y de siempre, dieron validez al encuentro que se consolida y adquiere preeminencia, desde la AHS y la CJC.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s