Los tesoros del universo subterráneo cubano

Foto cortesía de Congreso de la Sociedad Espeleológica de Cuba

Por Lázaro David Najarro Pujol *
Fotos Cortesía del Congreso Espeleológico y autor

Camagüey, Cuba (PL) El sistema cavernario de Cuba está entre los más grandes del mundo, según confirman especialistas del país dedicados durante muchos años al estudio y exploración de las cuevas del archipiélago.

El vicepresidente de la Federación Espeleológica de América Latina y el Caribe, Ángel Graña, precisó a Prensa Latina que alrededor del 70 por ciento del territorio nacional cubano está compuesto por rocas calizas y calcáreas, espacios donde se forman las cuevas.

El vicepresidente de la Federación Espeleológica de América Latina y el Caribe, Ángel Graña  (1)Expuso que estos conjuntos se localizan en casi todas las provincias del país, con la excepción de Las Tunas, mientras que el espeleólogo cubano Abel Hernández demuestra en su libro Aventura científica que la nación caribeña tiene registradas más de 20 mil cuevas, las cuales guardan interesantes misterios.

Espeleólogo cubano Abel HernándezSegún Hernández el sistema cavernario cubano es superior al de Estados Unidos (11 mil cuevas), Italia (más de ocho mil) y Francia (siete mil) y añadió que en algunos lugares de la nación se pueden localizar en una superficie de un kilómetro cuadrado más de 10 cavidades.

Precisamente en el Congreso de la Sociedad Espeleológica de Cuba, que sesionó recientemente en esta ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad, ubicada a unos 570 kilómetros al este de La Habana, se evaluaron algunos estudios vinculados con las cuevas del país.

Los estudios realizados por Hernández sustentan que Cuba posee numerosas y atractivas cuevas, clasificadas incluso entre las más importantes de América Latina.

Mencionó diversas oquedades de excepcional interés científico, como las de Santo Tomás y Majaguas-Cantera, en la Sierra de los Órganos, Pinar del Río, y la Gran Caverna de los Perdidos, en la Sierra del Rosario, Artemisa, cada una con 25 kilómetros de galerías subterráneas.

Santo Tomas, Monumento Nacional y descubierta en la década de 1950 por el científico cubano Antonio Núñez Jiménez, abarca más de seis mil metros de longitud y es calificada como la más grande del área geográfica de Centroamérica, las Antillas y América del Sur.

El estudioso señaló que en Manicaragua, al sur de Villa Clara, la cueva Cuba-Magyar alcanza los 420 metros de desarrollo vertical, y en esa misma provincia se abre en la plataforma insular submarina la de Ojo del Mégano.

Destacó que en punta Caguanes, Sancti Spíritus, existe “uno de los lugares con mayor densidad de cavidades subterráneas por unidad de áreas” (36 cuevas).

Entre las más altas (cársicas), distinguió la gruta de Amado o del Capitán, Cumanayagua, Cienfuegos, a mil 128 metros sobre el nivel del mar, y calificó de bellísimas las cavernas de Bellamar, al norte de Matanzas.

Estimó de interés paleontológico las cavidades del Mono Fósil, en Sierra de Caleta, Pinar del Río; la del Centenario de Lenín, en la loma de Judas, al norte de Yaguajay; el sistema de cuevas de Hornos de Cal, cerca de la ciudad de Sancti Spíritus, y la del Túnel, en La Habana.

Precisó que todas atesoran en sus capas subterráneas restos de la fauna extinguida del período Cuaternario.

APORTES DE CUBA AL CONOCIMIENTO ESPELEOLÓGICO

La doctora en Ciencias María Alejandra Pérez, profesora asistente de Geografía de la Universidad de Virginia del Oeste, Estados Unidos,La doctora en Ciencias María Alejandra Pérez, profesora asistente de Geografía de la Universidad de Virginia del Oeste, Estados Unidos, quien participó en el Congreso efectuado en Camagüey del 14 al 18 de abril, elogió los aportes de Cuba al conocimiento espeleológico en el mundo.

Esta académica resaltó los aportes del científico, geógrafo, arqueólogo y espeleólogo cubano Antonio Núñez Jiménez (1923-1998), cuyo legado siguen las nuevas generaciones.

Opinó también que Cuba tiene el mérito histórico de haber fundado la primera sociedad espeleológica de América en 1940, mucho antes que una federación en Estados Unidos.

El espeleólogo cubano Abel Hernández en su investigación defiende que las cavernas fueron el primer refugio del hombre; en ellas surgió la familia y devino escenario de creaciones artísticas que han perdurado.

Adjudica a Núñez Jiménez las evidencias encontradas sobre la cultura Seboruco en 1939 en la zona del mismo nombre, en Holguín.

El sitio arqueológico que atesora los restos más antiguos de ese conocimiento, según Hernández, se encontraron en fecha tan reciente como 2011 en Canimar Abajo, Matanzas, donde los investigadores hallaron cientos de esqueletos de aborígenes que habitaron la región hace más de siete mil años.

*Corresponsal de Prensa Latina en Camagüey.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s