La sensibilidad auditivo de un afinador cubano de pianos

El afinador cubano de pianos Ricardo Fernández en las calles de Camagüey
VER GALERÍA DE FOTOS
Texto y fotos Lázaro D. Najarro Pujol

Camagüey, Cuba (PL) El afinador de pianos Ricardo Fernández es uno de los diez especialistas de las teclas y las clavijas radicados en el oriente cubano. En sus 28 años de servicios ha ajustado unos tres mil de esos instrumentos musicales.
Fernández, de 68 años de edad e integrante de la Asociación Nacional de Ciegos y Débiles Visuales, (Anci), destacó en esta ciudad, a unos 570 kilómetros al este de La Habana, la importancia del oficio para el éxito de un espectáculo o concierto.
La miopía degenerativa progresiva de nacimiento y posterior desprendimiento de retina en ambos ojos no constituyen limitantes en su profesión.
Comienzo de la preparación del centro armónico para repartir los diferentes intervalos (combinación de una nota con otra) para definir la técnica requerida en la afinación del piano.
Consideró que el oficio es hermoso y vital. Requiere de total concentración, sentido auditivo, oído físico capaz de percibir la menor diferencia entre dos sonidos y dedicación al trabajar con sonidos al unísono.
Según este artista, la afinación es el acto de concebir ajustes mínimos a las tensiones de las cuerdas de un piano para alinear correctamente los intervalos entre sus tonos.
Explicó que en su quehacer profesional ha incorporado a la vida útil tanto pianos verticales como de cola e incluso afinar tres al unísono para un concierto.
Significó que la tarea es muy compleja porque requiere conformar el centro armónico nota por nota hasta que todos estén al mismo tono. Fernández calculó unas 88 teclas y más de 220 clavijas que sujetan las cuerdas para obtener los correctos intervalos entre los tonos del instrumento.
Emocionado expuso que cuando un intérprete nacional o internacional recibe un estrechón de manos, una ovación o un aplauso prolongado, el afinador se siente orgulloso.
No es el salario que se percibe sino el agradecimiento de que se ha logrado un buen trabajo, expresó.
Tuvo el honor de afinar pianos tocados por prestigiosos intérpretes cubanos como Chucho Valdés y Gerardo Alfonso.
El afinador trabaja para el pianista y el publicó, enfatizó este rectificador de sonidos musicales. Por su destreza y conocimientos lo solicitan con frecuencia en el occidente, centro y el oriente de la isla.
Abundó que ante el incremento de ese instrumento en las escuelas de arte, se desarrolló un curso de preparación de afinadores de piano, del que egresaron tres especialistas, auspiciado por la Anci y el Ministerio de Cultura.
Apreció que el oído musical es aquel que puede escuchar el tono de una música y es capaz de trasladarla y reproducirla en un instrumento, aunque no tenga conocimiento académico.
Para afinador se precisa elementos esenciales musicales, de física acústica y aprender una técnica para afinar.
Es una combinación de intervalo, una unión de una nota musical con otra, evitando los disonantes y propiciando los consonantes, un sonido bello y armónico al oído.
Consideró que todos los pianos no lleva la misma técnica, existe diferencias, según la nacionalidad o marca del instrumento.
El afinador de piano debe trabajar los dos tipos de escala musical: la cromática y la diatónica; además saber “gatear” con los dedos de las manos por encima del teclado, tanto de izquierda a derecha y viceversa, para comprobar como va quedando el instrumento.
Precisó que el mayor obstáculo no es solo la falta de especialistas sino también de recursos: Cuba no cuenta con las herramientas suficientes para afinar pianos, lo que pone en riesgo la atención de una gran cantidad de ese instrumento que el país importa o recibe a través de donativos.
Exteriorizó que tampoco se adquieren partes y piezas. La provincia cubana de Las Tunas es la que más afectaciones afronta en la conservación del instrumento, unido al mal de la carcoma, aunque se buscan variantes para atacar el insecto, recalcó.
Ricardo Fernández, no sabe interpretar ni un fragmento de una melodía al piano, pero posee gran sensibilidad auditivo. Aunque está jubilado sigue activo para continuar el hermoso oficio de médico cubano de los pianos.
El afinador cubano de pianos Ricardo Fernández  un breve descanso en  la Plaza de los Trabajadores de Camagüey
El afinador de piano debe practicar los dos tipos de escala musical la cromática y la  diatónica
La miopía degenerativa progresiva de nacimiento y posterior desprendimiento de retina en ambos ojos no es limitante en su oficio.
Listo para el concierto
Piano de cola en la Casa Natal de Ignacio Agramonte (1)
Piano de cola en la Casa Natal de Ignacio Agramonte (2)
Piano de cola en la Casa Natal de Ignacio Agramonte (3)

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s