En Camagüey: homenaje perpetuo a movimiento cubano antiesclavista

El 29 de enero de 1812 la brutalidad había llegado a Camagüey, con las primeras ejecuciones por penas de muerte contra la conspiración antiesclavista y separatista de Aponte . Foto Lázaro David Najarro

Texto y fotos: Lázaro D. Najarro Pujol*

Camagüey, Cuba (PL) La ciudad de Camagüey es la primera gran urbe cubana que perpetúa la memoria de quienes participaron en la Conspiración de Aponte mediante una tarja conmemorativa en el segmento declarado por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Quienes visiten la antigua Plaza de Armas, hoy parque Agramonte, de esta villa, a unos 570 kilómetros al este de La Habana, podrán observar la placa que recuerda a los participantes aquí en aquel movimiento de objetivos antiesclavistas y separatistas en la isla, a inicios del siglo XIX.

La Conspiración de Aponte es el primer levantamiento de carácter nacional que registra la historia de la mayor isla de las Antillas, liderado por José Antonio Aponte y Ulabarra, criollo negro, hombre libre.

La organización estaba inspirada además, en la ruptura con la metrópoli española en aras de crear una sociedad independiente sobre la base de la igualdad. Comenzó a gestarse a principios de 1811 con el pretexto de celebrar actos religiosos y festivales corrientes.

El principal foco de sublevación de negros esclavos, libres y criollos se originó en La Habana, y luego se extendió a Puerto Príncipe (hoy Camagüey), Remedios, Bayamo y Holguín.

Todos tuvieron una respuesta sangrienta y brutal, incluyendo el ahorcamiento, el 9 de abril de 1812, sin juicio previo, de los negros libres José Antonio Aponte, Clemente Chacón, Salvador Ternero, Juan Bautista Lisundia, Estanislao Agublán y Juan Barbier.

El 29 de enero de 1812 la brutalidad había llegado a Camagüey, con las primeras ejecuciones por penas de muerte contra la conspiración antiesclavista y separatista de Aponte.

La sentencia involucró a Calixto Gutiérrez, Nicolás Montalbán, Fermín Ravelo, José Miguel González, Ramón Recio, Pedro, Pablo y Manuel, sin apellidos en la documentación examinada.

El doctor Fernández Martínez Heredia, afirmó a Prensa Latina que en Camagüey fue donde primero se combatió y luchó por la justicia de una manera organizada por negros y mulatos esclavos y libres, urbanos y rurales, de la conspiración que lideró Aponte.

“En esta comarca, aseguró, fue también donde mayor número de personas participaron en la rebelión, la cual obtuvo tanto impacto real que conmovió a toda la región y originó el miedo en los dueños de esclavos y colonialistas”.

En la otrora villa de Santa María del Puerto del Príncipe, se visualiza a los protagonistas del aquel acontecimiento patriota ocurrido hace más de doscientos años, como reflejo evidente de su carácter antiesclavista e independentista.

La tarja es, más que un homenaje a José Antonio Aponte, el tributo a todos los que han estado luchando hasta ahora por la justicia y la libertad por el pensamiento en relación al tema racial, que a veces, por determinadas razones se ha mantenido oculto y en el silencio”, expresó el investigador Heriberto Feraudy.

Feraudy significó que el develado de la tarja en el parque Agramonte tiene una importancia para la historia de la provincia y de la nación.

“Se han creado las bases para el despegue de una forma mucho más estabilizada del tema en las escuelas primaria y secundarias y de la necesidad de que los historiadores conozcan e investiguen sobre la temática racial.

Apuntó que el proyecto la Ruta del Esclavo es una iniciativa internacional, patrocinada por la Unesco. En Cuba, presidida por la Fundación Fernando Ortiz, se extiende por provincias de la isla. Matanzas y Camagüey son las más activas”.

El Doctor Fernández Martínez aclaró que la conspiración de Aponte se mantuvo en el olvido durante muchos años, y ni siquiera se mencionaba. Muchas generaciones en Cuba no supieron quienes era Aponte ni sus compañeros.

“A ellos los unió una causa; se identificaron por el ansia de libertad, aunque tuvieran diferentes grados de libertad, se identificaron por el ansia de justicia, aunque tuvieran diferentes grados de injusticia contra ellos”, enfatizó.

Además, abrazaron una causa que era superior al problema de cada uno de ellos. Quienes participaron en la conspiración de Aponte escogieron el sacrificio, incluso la muerte, para lograr un cambio no para ellos sino para todos, expuso.

Existe una labor intensa en Camagüey para sacar del olvido toda esa historia a través del grupo La Ruta del Esclavo. Se han sumado la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), la Universidad de Camagüey, el Sectorial de Cultura, la Fundación Nicolás Guillen y otras instituciones.

Los camagüeyanos tienen una recordación eterna también para quienes asaltaron y quemaron los ingenios al otro lado de la Bahía de La Habana el 15 de marzo de 1812.

Para Aponte y sus compañeros está a la espera un monumento que perpetué sus memorias en La Habana. Es necesario rescatar la memoria histórica para fortalecer el presente y para ser muchos más capaces en el futuro”, aseguró el especialista.

rc/ldn

Parque Agramonte, antigua Plaza de Arma, en Camagüey, Cuba. Foto Lázaro David Najarro

*Corresponsal de Prensa Latina en la provincia cubana de Camaguey.

Anuncios

One Comment on “En Camagüey: homenaje perpetuo a movimiento cubano antiesclavista”

  1. […] Via: En Camagüey: homenaje perpetuo a movimiento cubano antiesclavista […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s