Caracteriza salón camagüeyano de Artes Visuales por despliegue tecnológico

Con una exposición virtual de las 50  obras en concurso y caracterizada por el despliegue tecnológico comenzó hoy Salón de Artes Visuales

Camagüey, Cuba, 26 sep .-  Con una exposición virtual de las 50  obras en concurso y caracterizada por el despliegue tecnológico comenzó hoy en esta ciudad,  a unos 570 kilómetros al este de La Habana, el XXVIII Salón de Artes Visuales Fidelio Ponce de León.

   El curador general del evento Alfredo Fuentes, informó a Prensa Latina que las imágenes de las obras físicas admitidas por el comité organizador fueron digitalizadas  y ofrecidas al público como una forma promocional en los salones de la Galería Republica camagüeyana, pero con un concepto artístico atractivo.

    Es una nueva forma de expresión florecida del desarrollo tecnológico (los nuevos medios), añadió,  muy utilizada en los discursos de las artes contemporáneas y muy vinculados al videoarte y otras tendencias relacionadas con las artes visuales más avanzada.

   Lo que se pretende, enfatizó Fuentes, es ubicar a los espectadores lo que va a pasar en los días sucesivos en los diferentes espacios del Salón, espacio que será ocupado el día 28 con una exposición física “Latinoamérica: Imágenes de una colección”, del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, de La Habana.

   El propósito transponer las obras de 26 artistas del mundo virtual al mundo real en las que ambas confluyen, aclaró.

    También hoy se inauguró el Proyecto Cielo,  del artista y curador Asniel Herrera, en el que las 30 piezas que lo integran funcionan como una sola obra  en  óleo sobre lienzo.

   El curador general del XXVIII Salón de Artes Visuales se refirió al carácter universal del proyecto que surgió de un concurso que el autor convocó a través de Internet (redes sociales y demás), para que personas de todo el mundo le hicieran llegar su visión fotográfica del cielo que observaban diariamente.

   Con esas imágenes Herrera hizo una reinterpretación pictórica (pintura y óleo), para conformar un cielo mundial de a decir de Walter Martínez, de «nuestra querida, contaminada y única nave espacial» refiriéndose al planeta Tierra.

    Con el Proyecto Cielo el artista pretende referir una visión filosófica trascendentalita, reflexiva y referencial sobre el lugar en el que vivimos.