“José Miguel Gómez fue un hermano para mi”

Grupo de guerrilleros

Oreste González González, era muy enfermizo. Las largas jornadas y las noches durmiendo a la intemperie le habían debilitado mucho más la salud. Su amigo José Miguel Gómez se notaba preocupado por el amigo:

“Lo vía muy triste por mis constantes fiebres. Me ayudaba. Desde el mismo Cauto cargaba mi mochila. Avanzábamos rumbo a Camagüey.

“Nuestra amistad se había profundizado. Siempre fue así. En el contexto de la guerra José Miguel (nació el 21 de septiembre de 1926) entró en mi vida. Entró en su vida como un hermano más. Nos conocimos en condiciones  muy difíciles. Transcurría el mes de junio de 1958.

“José Miguel era de esos hombres extraordinariamente cariñosos, de esos hombres que siempre tienen la sonrisa en los labios. Nunca lo vi molesto. Jamás lo vi con una mala forma con sus compañeros.

“Armábamos las hamacas en un mismo tronco ; sólo separadas por los otros dos troncos de un segundo árbol, para estar siempre unidos.

“Él fumaba mucho. Yo no fumo y le suministraba mis cigarros y mis tabacos a mi amigo, al nuevo hermano encontrado en el fragor del combate. Lo mismo que él me daba algunas chucherías, como jalea de guayaba, queso…Lo que sea. Siempre me guardaba esas cosas porque yo con frecuencia me enfermaba de paludismo. Me daba mucha fiebre en el monte.

“Recuerdo que estábamos a punto de salir para Oriente cuando Marina e Isabel, las mensajeras de la guerrilla, las primas predilectas de José Miguel, nos visitaron en el campamento rebelde. José Miguel utilizaba algunas bromas conmigo. Miraba fijamente a los ojos de una de las muchachas y me decia:

“—Oreste, tú tienes que casarte con Isabel.

Lo reitera varias veces. Yo me ponía colorado y ella se reís. A él se le había metido eso en la cabeza que yo tenía que  casarme con su prima. Esa eta la constante de José Miguel, un tanto en broma un tanto en serio.

“—Ustedes dos tienen que casarse cuando termine la guerra.

“Así nos decía a mí y a Isabel. Las dos muchachas nos visitaron otra vez y José con la misma cantaleta. Ni yo ni la muchacha, aparentemente, tomábamos en serio las palabras de ese hombre que representaba para mí, más que un compañero de armas, representaba un hermano. Era muy jaranero. Nunca dejaba tregua para el disgusto.

Isabel y Marina conversan largamente con nosotros. Conversábamos mucho sobre el por qué de esa guerra. Nos traían peines, nos traía piña criolla. Muy ricas que estaban las piñas criollas. “A mí nunca se me olvidará el gesto. Ese fue nuestro último encuentro con ellas antes de marcha al Oriente de Cuba. Al oscurecer partiremos de Monte Grande con destino a la Sierra Maestra. Recibimos la orden del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz de marchar hacia allá.

Estábamos alzados en Santa Lucía, Sierra de Cubitas...

“Transcurrieron muchas horas de marcha. De noche acampamos cerca de mi casa, en el barrio de Las Pelonas, entre Las Tunas y Jobabo. Yo estaba desesperado por llegar a ver a la vieja. Le pedí permiso a José Botello, que era nuestro jefe, pero me respondió:

“—No Oreste. No debes ir hasta que no sea de día. Puede ser que el enemigo sepa el rumbo que llevamos y te estén esperando en tú casa.

“Por fin amaneció. Botello designó a José Miguel Gómez Estrada y a otro combatiente para que me acompañaran a casa.

Mi amigo no perdió tiempo. Se acercó a mi mamá y le dijo:

“—Mire Vieja, su hijo es primo hermano mío, porque se va a casar con mi prima Isabel.

“Permanecimos todo el día en la casa. Tomamos todo tipo de precauciones. José no dejaba de jaranear con mamá. Siempre estaba riéndose. Así alegre.

Creo que por la noche nuestra guerrilla inició la marcha hacia El Cauto y él siempre permanecía a mi lado. La fiebre palúdica me golpeaba constantemente. Se preocupaba mucho por mi salud.

Acampamos en El Cauto. Permanecimos varios días en Las Cantujas mientras José Botello, Roberto Cruz y otros compañeros subieron a la Sierra Maestra para encontrarse con la columna.

“José Miguel Gómez fue un hermano para mi”.


2 comentarios on ““José Miguel Gómez fue un hermano para mi””

  1. angela cruz damian dice:

    Esta muy bonito el relato de la vida de jose miguel y quien era oreste

    • Oreste González González, fue combatiente del Ejercito Rebelde en Cuba y tuvo el méirito de participar en el primer combate y la primera victoria de fuerzas guerrilleras en Camagüey con soldados de la dictadura de Fulgencio Batista. Oreste fue coautor del libro Emboscada Publicado por la editorial Ácana en el año 2000. Emboscada fue mi primer libro editado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .