Amanecer infernal: Heroínas anónimas de la telefonía en Cuba

Fotos: Autor y archivo

Tres muchachas muy jóvenes caminan por la calle arenosa de Playa Bonita. Rosa Torres Acosta y las hermanas Zoila y Clotilde Ponce de León Torres. Todos los días realizan el mismo recorrido. Se dirigen a la caseta de la Cuban Telephone Company en Santa Cruz del Sur, ubicada a unos metros del mar.

Las tres pasan inadvertidas a la vista de la gente del poblado.

Es 8 de noviembre de 1932. El reloj indica las 7 de la noche. Se escucha un parte meteorológico en la radio, muy distinto al recibido por el telegrafista, Leonardo Vila Aróstegui. Pocas personas poseen en sus casas ese ingenio de la ciencia.

Se anuncia un huracán. El parte ubica el centro del fenómeno atmosférico a 150 millas al oeste de Jamaica. Se mueve al norte noroeste. Todos duermen tranquilamente. Transcurre el tiempo. El destino de Santa Cruz del Sur comienza a cambiar.

Los rostros de las tres telefonistas se contorsionan. Rosa, Zoila y Clotilde, se notan preocupadas por el brusco cambio del tiempo. Es 8 de noviembre de 1932. Pero a las muchachas les corresponde la responsabilidad de establecer comunicaciones con la ciudad de Camagüey para solicitar un tren de auxilio. El poblado es amenazado por un huracán de gran intensidad.

Aún el meteoro no atraviesa el poblado, pero se percibe su furia.

Rosa, Zoila y Clotilde presienten antes que muchos el peligro, pero prefrieren arriesgar sus vidas ante de abandonar su puesto de telefonistas en el momento en que es imprescindible continuar realizando las peticiones de socorro con la voluntad de salvar de las furias del mar, las lluvias y los vientos a miles de personas.

Rosa recibe una llamada telefónica desde Camagüey.

– Buenas noches, ¿La Cuban Telephone Company de Santa Cruz del Sur? – se escucha una voz.

–Buenas noches. La Cuban Telephone Company para servirles.

–Tenemos un mensaje urgente de la Cuban Telephone Company para ustedes.

La compañía de teléfonos les indica que abandonen la pequeña caseta convertida, por voluntad propia de las tres jóvenes, en cuartel general para las comunicaciones con la capital provincial. Rosa consulta nuevamente con sus compañeras la decisión. Las dos hermanas están de acuerdos en secundarla.

–No podemos irnos ahora de aquí. Primero tenemos que tener respuesta del tren de auxilio.

Se negaron en la esperanza de poder mantener el enlace.

El parte del Observatorio Nacional llega por telégrafo en la madrugada del 9 de noviembre. No hay tiempo para adoptar medida alguna. Pronto el mar toma posiciones en las zonas más bajas de la larga calle de la Marina y en los callejones perpendiculares. Rosa, Zoila y Clotilde se percatan del peligro, pero continúan en sus puestos de labor.

Lentamente la marea toma altura y comienza a penetrar por la rendija de la puerta y las tablas de las paredes de la caseta de la Cuban Telephone Company. Afuera se escucha el silbido ensordecedor del viento y el golpe de las olas contra las frágiles paredes del local. Las tres jóvenes continúan con los audífonos pendientes a cualquier señal de auxilio, no para ellas sino para el pueblo desamparado y dejado al azar de su suerte.

–No todo está perdido –dice Rosa para animar a las dos muchachas.

Prosiguen transmitiendo los pormenores del huracán, desafiando a la muerte. Amanece. El mar hace flotar primero los muebles y después las aguas comienzan a entrar por los ventanales. Los que están al otro lado de la línea telefónica, de pronto dejan de escuchar a las operadoras santacruceñas. El mar invade paulatinamente la ciudad en un ascenso gradual pero implacable.

Rosa, Zoila y Clotilde se abrazan en un intento desesperado por mantenerse unidas. Una ola gigantesca cubre la caseta de la Cuban Telephone Company, la levanta como castillo de arena y la sepulta entre el agua, el fango y los maderos.

En el Parque Central de Santa Cruz del Sur se encuentra ubicada la tarja que perpetúa la memoria de las intrépidas telefonistas: Rosa Torres Acosta y Zoila y Clotilde Ponce de León Torres.

Leer todo el testimonio

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .