Guantánamo: ciudad rebelde, multicultural donde primero sale el sol

En la otrora villa, quizás también por esas grandes potencialidades estratégicas en el Caribe occidental, se puede apreciar en su gente una mezcla de diferentes culturas y corrientes migratorias.

Fotos: Periódico Venceremos (VER FOTOCOPIA DE LA RESEÑA PUBLICADA EN PRIMICIA)

Fuente: http://www.turismoencuba.com

Fragmento del libro: Perla de las Antillas: La Isla mágica

Guantánamo (a 965 kilómetro de Ciudad de La Habana) es ciudad donde nadie se pierde, no solo por la hospitalidad de sus habitantes sino también por los trazados de sus calles rectas, sus bajas construcciones coloniales, la cuadrícula casi cartesiana de sus manzanas y la persistencia decorativa en las fachadas, que permiten al visitante una rápida orientación en esa urbe de edificaciones eclécticas que se alza gallarda entre ríos en el centro de su Valle.

En muchas de los inmuebles de esa entrada oriental del archipiélago cubano conservan el estilo colonial, aunque existe una combinación armoniosa de varias arquitecturas: eclecticismo, el Art Decó y el Racionalismo, con las edificaciones que se fueron erigiendo en el siglo XX.

Existe un predominio de los espacios ejecutados en las primeras décadas del siglo XX. Se distinguen entre todas esos majestuosos inmuebles públicos de la villa: los Centros de la Sociedad La Luz y el Benéfico de Dependientes del Comercio.

Las primeras edificaciones del siglo XX sobresale por una modesta transición de los esquemas planimétricos y altimétricos utilizados en la etapa colonial, unido a la influencia de renovación de sus moradores, quienes utilizaron criterios externos justificados por esa mezcla cultural que sugieren a un neoclasicismo en decadencia. La forma de ejecutar sus viviendas tomó su máximo esplendo a mediados de la década de 1910-1920.

La más sobresaliente de las construcciones es sin dudas el lujoso Palacio de Salcines, que data de 1919 erigido en pleno corazón de la urbe. Constituye una majestuosa edificación al estilo ecléctico (eclecticismo mayor), de la autoría del ingeniero civil e hidráulico José Lecticio Salcines Morlotte (egresado en1913 de Arquitectura por la Universidad de La Habana e hijo primogénito, entre seis hermanos, de un español de Santander, llamado Florentino Salcines García y Dolores Morlotte Correa). El Palacio despunta por sus esculturas, columnas, vigas de hormigón armado, las líneas curvas de las puertas, el predominio de imágenes de alto y bajorrelieve en las esquinas y la presencia de persianas francesas.

En su interior, los salones se comunican entre sí por un área con vitrales que dejan entrar la iluminación al reciento de paredes adornadas con cenefas y pinturas murales obra del catalán Buenaventura Morando. Impresiona sobremanera en la parte alta del Palacio de Calcines la cúpula, perfilada al estilo neoclásico. Funge como mirador.

Allí los visitantes quedan impresionados por una pieza: La Fama, esculpida por el italiano Américo Chini y que simboliza la figura femenina de una deidad, elemento mitológico que a través de una corneta anuncia las buenas y malas noticias.

LOS ABORÍGENES DE EL GUASO

Afirman los estudiosos que la región estaba habitada antes de la llegada de los españoles por indios taínos, quienes se dedicaban a la cerámica y la agricultura. Dicen que los de El Guaso, apelativo tomado del principal río que la cruza la ciudad, mantienen el temperamento rebelde de sus ancestros.

Sus aborígenes —conocido como Agroalfarero o Taíno— llegaron a alcanzar el mayor desarrollo cultural en la región del Caribe insular, al encontrarse los habitantes del Viejo y Nuevo Mundos.

Uno de los símbolos más representativos de la zona es el tallado del Cemí de Gran Tierra, la más importante escultura aborigen antillana de cinco siglos con representación humana estilizada. Es una figura de 92 centímetros de alto, en forma alargada y semicilíndrica, análoga a un gigantesco tabaco negro, tallada en la durísima madera del Guayacán Negro, árbol oriundo de esa zona del sureste de Cuba. Por esa semejanza es conocida también como Ídolo del Tabaco. El Cemí de Gran Tierra encarna la imagen de uno de los dioses Taínos.

Durante su segundo viaje al nuevo continente el Almirante Cristóbal Colón bautizó a su bahía con el nombre de Puerto Grande. La comarca se fundó en el año 1796 con el nombre de Santa Catalina de Guantánamo. Los peninsulares establecieron numerosos trapiches e ingenios azucareros los que aprovechaban la existencia de tres ríos de importancia económica: el Bano, el Jaibo y el Guaso.

SURGIMIENTO DE LA VILLA

Como ya hemos explicado, correspondió a Baracoa (1850 la primera fundada en Cuba),  mucho antes que a El Guaso obtener la categoría de villa. No es hasta el 4 de diciembre de 1870 que se le concede a Guantánamo esa condición. A partir de entonces se inicia en la zona un amplio desarrollo como consecuencia de su posición estratégica con relación al comercio del café que se cultiva en las montañas, el azúcar y otros productos agrícolas.

Un año más tarde, 1871, la ciudad cuenta con una imprenta en la que se imprime el semanario Ecos, primer periódico que se editó en todo el territorio de la actual provincia. Equipos que fueron traídos de Santiago de Cuba por Francisco Blanch y José Mendoza.

El 14 de diciembre de 1874, ocurrió una desgracia en las proximidades del territorio cuando el buque Tomas Brooks, chocó con lo arrecifes en Morrillo. En ese primer naufragio del que se tenga noticias; se ahogaron 25 personas de las 75 que viajaban en la embarcación.

Es significativo apuntar que el 18 de julio de 1741 la flota inglesa del almirante Sir Eduard Vernon tomó la bahía de Guantánamo. Un total de 3000 soldados y oficiales bajo el mando del general George Wentworth desembarcaron en la demarcación.

El objetivo no era solo apoderarse de Guantánamo sino avanzar sobre la región de Santiago de Cuba. Felizmente el Ejército ingles fue diezmado por los militares criollos de los poblados Tiguabos y Filipinas, pertenecientes a la otrora villa de Santa Catalina de Guantánamo apoyados por fuerzas enviadas desde Santiago de Cuba y de Bayamo.

Por ese espíritu rebelde Guantánamo fue escenario, en el contexto de la Guerra de los Diez Años de las operaciones militares de las tropas al mando del general Máximo Gómez, las cuales intentaron, en dos ocasiones infructuosamente, invadir el Valle.

Aseguran los historiadores locales que Antonio Maceo, tras desembarcar en la costa norte, por la playa de Duaba, en Baracoa, deleitó en el cercano poblado del El Pino, su primer café cubano, y entabló la primera escaramuza con tropas españolas.

Los guantanameros se incorporaron a  la guerra de independencia el 24 de febrero de 1895. Correspondió el mérito principal a Pedro Agustín Pérez, quien  organizo un alzamiento en la finca La Confianza en las afueras de la cuidad.

En Guantánamo, quizás también por esas grandes potencialidades estratégicas en el Caribe occidental se puede apreciar, en su gente, una mezcla de diferentes culturas y corrientes migratorias: hindúes (el más alto de la isla), francesa (principios del siglo XIX), haitianos y jamaicanos (1910-1925), indios de Colombia (principios del XX) y catalanes (siglo XIX).

Precisamente con el surgimiento de la República mediatizada comienzan a originarse oleadas migratorias procedentes de España. Muchos de los emigrantes estaban estimulados por la demanda de fuerza de trabajo en la mayor de las Antillas y sus afanes de riquezas a través del comercio minorista. Miles de comerciantes y braceros… poblaron distintas regiones, entre ellas la guanatanamera.

Lamentablemente Guantánamo es conocida actualmente en el mundo por su base militar yanqui más que por su ciudad y la misma canción la guantanamera que recorrió el planeta. Arrebatada al territorio nacional[1]  esa instalación militar, ubicada a unos 30 kilómetros de la otrora villa, constituye una mancha nebulosa para la humanidad y un símbolo de tortura, de maltrato, de detención sin juicio en un lugar sin ley.

Allí existen campos de prisioneros por donde han pasado 770 personas acusadas de presuntos combatientes ilegales capturados en la Guerra contra el terrorismo.

Notas


[1] La Enmienda Platt, ley del Congreso de EE.UU. impuesta a la 1ra Constitución cubana a principios del siglo XX, bajo la amenaza de que de no aceptarse la isla permanecería ocupada militarmente, estableció la obligación de ceder porciones de territorio para instalaciones militares a Estados Unidos. No tardó en ponerse en práctica esa exigencia. En diciembre de 1903  EE.UU. tomó posesión “hasta que lo necesitasen” de la bahía de Guantánamo, mediante un tratado.

Anuncios

7 comentarios on “Guantánamo: ciudad rebelde, multicultural donde primero sale el sol”

  1. Gaby Cortés dice:

    Pocos escritores tienen el don de utilizar la forma narrativa, como una herramienta para lograr con éxito la comprensión de los textos. La manera de describir los espacios tan detalladamente hace que uno se transporte en el tiempo… Tu nota sobre Guantánamo, me encantó. Felicidades David…!!!

  2. YSMARYS dice:

    esto es una clase magistral de historia y sociedad, gracias por acercarnos a esta bella provincia, porque aunque estemos en el mismo archipielago muchos desconocen aspectos importantes que nos ayudan a adentrarnos en la idiosincrasia del cubano, saludos

  3. […] Investigadores, especialistas y escritores camagüeyanos podrán optar por el Premio de Crítica Literaria, 2018 “De ida y vuelta”, que convoca la sección de Literatura de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, en Guantánamo. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s