Una propuesta para embellecer el entorno de Prado y Malecón en La Habana Vieja en la XIII Bienal de Arquitectura de Venecia

FOTOCOPIA

Vuelve a convertirse en noticias en Cuba el proyecto de hotel de 200 habitaciones, que representa a la Mayor de las Antillas en la XIII Bienal de Arquitectura de Venecia, 2012. La iniciativa corresponde  a los arquitectos Julia León Lacher y José Antonio Choy López, e integrado por sus hijas Adriana y Olivia Choy León y Antonio Villar Borlado. Se combinará la arquitectura neoclásica y contemporánea.

Un edifico nuevo se abrazará con el gran alero a la vieja ruina. Se erigirá en una de las intersecciones más importante, frecuentada y hermosa de La Habana Vieja, exactamente en Malecón, Prado y San Lázaro.

 Será una mansión que imprimirá vida a esa zona urbana, donde actualmente se encuentra un solar vacío a la espera de sustituir, como plantean sus creadores, “la antigua edificación existente, por algo más acorde a su posición de hito en el panorama habanero”.

Es una de las respuestas a la convocatoria perpetúa de preservar la identidad y los valores patrimoniales. En esta iniciativa se quiere conservar lo viejo e incluir lo nuevo o a lo que Isabel Rigor, denominó “Sobre lo nuevo y lo viejo”, aparecido en La Gaceta de Cuba:

“En 1999 la Comisión Nacional de Monumentos declaró como zonas protegidas varias áreas e importantes avenidas de la ciudad de La Habana, con el objeto de estimular un análisis más cuidadoso de lo que en éstas se construía, de modo que las nuevas obras presentaran la calidad que la ciudad merece y que constituyeran los mejores legados de la presente generación a las futuras. De ahí que las Comisiones Nacional y Provincial desaprobaran recientemente el proyecto de un hotel para una importante inversión extranjera en Malecón y Prado, un espacio sumamente privilegiado de la Habana Vieja. El diseño presentado, de muy baja calidad, se estimó lesivo a la apariencia altamente cualificada de la zona. En la decisión primó la defensa de las propiedades del lugar y se determinó esperar por un futuro proyecto que se ajustara a esta importante premisa.”

La iniciativa de José Antonio Choy busca rescatar las fachadas de las edificaciones contiguas al edificio de las “cariátides” y se le añade a lo neoclásica una “arquitectura contemporánea, sin llegar a sobrepasar la altura del edificio de los sarcófagos del Malecón”.

Formará parte de la nueva mansión una gran marquesina que pretende recrea una ola gigante. La pieza se inicia en Malecón y llega a Prado. “Cada cierto tiempo y dependiendo de la temperatura ambiente, miles de difusores colocados en la “ola” disparan diminutas gotas de agua que refrescan el ambiente y crean una nube de rocío en esa zona”.

Asimismo actuará como torre de enfriamiento en edificios con clima calido. “Ese camino que atraviesa el edificio por el vestíbulo es de vidrio y debajo del mismo hay unas rocas iluminadas que recuerdan el cercano camino a las canteras de San Lázaro.

”Para reducir costos energéticos1 y adecuar el diseño al clima cubano, se emplean elementos de madera a modo de celosías, que en la torre mas alta pueden a su vez ser controladas desde cada habitación para la protección tanto solar, como del viento y los nortes…Además, en la temporada ciclónica y también en la invernal, el edificio estará cubierto y protegido; y en el resto del año, la fachada de vidrio estaría totalmente abierta para dejar entrar la ciudad y el mar, “quedando a cubierto por los voladizos en cada planta en una solución similar a los aleros del Riviera, magnifico ejemplo de hotel para este clima”.

Tendrá una piscina que parecerá que se pierde en el horizonte y se funde con el mar. Estará insertada sobre el gran alero, lo que acentúa aun más este efecto de gran horizonte marino, mientras que la torre de vidrio ovalada son ascensores panorámicos.


5 comentarios on “Una propuesta para embellecer el entorno de Prado y Malecón en La Habana Vieja en la XIII Bienal de Arquitectura de Venecia”

  1. N`Sambi dice:

    Aunque hermoso en el concepto más occidentalista posible, considero de mucho valor y sentido común, pensar alguito en las perspectivas arquitectónicas orientales, de las cuales han hecho gala sorprendente construcciones que posibilitan la circulación del aire, sus energía vital y, por qué no, ese olor salitrado de la mar, que tanto significa y por ende, dejarle cavidades a la mole de acero y hormigón para transparentar la ontológica imagen citadina, también para propiciar una múltiple mirada del entorno; sería como jugar también con la espacialidad, ya que se permitan corredores internos que vayan de un lado a otro del edificio, para suavizar lo rectilíneo de su diseño. Esto, en mi modesta opinión.

  2. El salitre se va a comer en cinco años las partes metalicas de la estructura a menos que las hagas de tungsteno lo que encarecería horriblemente el proyecto. Desde que se produzca en primer huracan, el embate de las olas y el viento pone en peligro severo el techo ondulado de la entrada del hotel. Las líneas del proyecto rompen drasticamente con la linea arquitectónica clásica del entorno.

  3. Tatiana Rodriguez dice:

    Muy bonita,pero creo que no es el lugar acertado,esa es nuestra zona colonial y creo que una edificación tan vanguardista no pega con el entorno,busquen alguna zona más moderna.

  4. Jose dice:

    es lo más horrible que he visto y sobre todo completamnete discónsono con el resto de la preciosa arquitectura existente. Un golpe para el turismo !


Responder a Jose Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.