Béisbol: El acontecimiento cultural más importante de Cuba

Por: Fesan Pérez Pérez*

Foto Lázaro David Najarro Pujol

Hace unos días mientras almorzaba, un compañero de trabajo me preguntó cuál era, en mi opinión, el acontecimiento cultural más importante que se realiza en Cuba. Automática e irreflexivamente le respondí que era la Feria Internacional del Libro, que se hace en todas las provincias del país y a ella asisten miles de cubanos de todas las edades, a lo que ripostó que él consideraba que era la Serie Nacional de Béisbol.

Meditando al respecto y viendo lo ocurrido en la recién finalizada Serie Nacional de Béisbol, en la que brillantemente se coronó el equipo de Ciego de Ávila, tengo que reconocer que mi compañero de trabajo tiene toda la razón.

Por lo tanto, si coincidimos en que el béisbol es el Deporte Nacional, no porque una persona o conjunto de ellas lo haya designado así por su propio gusto, sino porque se practica masivamente, porque es tradición y costumbre jugarla e ir a ver a otros que la jueguen, porque decenas de años se ha mantenido entre los primeros lugares en todas las competencias realizadas a nivel mundial, porque es pasión para todos los cubanos, que alcanza gran teleaudiencia, en vivo, por parte del pueblo y es capaz de llenar todos los estadios y terrenos de pelota donde se practica, entonces, tenemos que afirmar que la Serie

Nacional de Béisbol es el mayor acontecimiento cultural en Cuba.

Si encima de esto, conocemos que la gran aportación del marxismo en el análisis de la cultura es que ésta como producto de las relaciones de producción, es un fenómeno que no está desligado del modo de producción de una sociedad y que este a su vez, es el conjunto de las fuerzas productivas y las relaciones que las personas de una determinada sociedad establecen entre sí para producir los bienes necesarios para su desarrollo, entonces se podría inferir que mientras mejor sea la serie nacional y los resultados internacionales de nuestro equipo nacional de beisbol, más alegría y satisfacción espiritual tendrá el pueblo y por ende debería producirse un incremento en los bienes y servicios necesarios para el desarrollo de Cuba.

Recuerdo haber escuchado en una ocasión al Primer Secretario del Partido en una provincia afirmar que él atendía directamente al equipo provincial de beisbol, porque cada vez que ganaban, los macheteros cortaban más caña y se producía más azúcar. Esa provincia llegó a producir un millón de toneladas de azúcar, cifra muy alejada de lo que hoy produce todo el país.

De ahí que, en medio de todas las transformaciones que emprende Cuba y con las limitaciones económicas que existen, no se puede comprender que la dirección del INDER se haya demorado tanto en perfeccionar nuestra serie nacional, buscando mantener el espectáculo, a la vez que se eleve el nivel del beisbol con otra serie que concentre la calidad, variando incluso la fecha del calendario actual de forma tal que se facilite la participación de uno o más equipos en eventos y topes internacionales.

Por eso, para perfeccionar la calidad del beisbol en Cuba, me atrevo a sugerirle al INDER lo siguiente:

  1. Regresar a la estructura de 16 equipos. Eliminar a Metropolitanos de la Serie Nacional.
  2. Rectificar la frontera de las zonas, permutando a Sancti Spíritus para la zona oriental y a Villa Clara para la zona occidental, toda vez que las razones que llevaron a tomar esa decisión han desaparecido. De esta forma, cada zona contaría con 4 equipos fuertes (Ote: Santiago de Cuba, Granma, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus; Occ: Villa Clara, Cienfuegos, Industriales y Pinar del Río), 2 equipos que pueden dar batalla e incluso todos ellos han clasificado (Ote: Guantánamo y Las Tunas; Occ: Matanzas e Isla dela Juventud) y 2 equipos débiles (Ote: Holguín y Camagüey; Occ: Artemisa y Mayabeque)
  3. Disminuir el número de juegos por equipos, de96 a75, arazón de subseries de 5 juegos contra cada equipo. Se ahorrarían todos los gastos en que se incurre en 432 juegos, en comparación con la 51 Serie Nacional (De 1632 a 1200 juegos).
  4. Se podría jugar:
    1. Subseries de 3 juegos los martes, miércoles y jueves y subseries de 2 juegos los sábados y domingos, con traslado los lunes y viernes; o
    2. Jugar corrido entre miércoles y domingo con subseries de 3  juegos los miércoles, jueves y viernes, con traslado entre provincias cercanas los sábados en la mañana para efectuar subseries de 2 juegos los sábados por la noche y domingos en la tarde. Traslado entre provincias más lejanas los lunes y descanso los martes. De esta forma todos los peloteros jugarían un día a la semana por la noche y se acostumbrarían al alumbrado.
  5. Mantener los Play Off de cuartos de final, semifinal y final, tal y como se juegan actualmente.
  6. Cambiar de fecha la temporada de Béisbol. Actualmente se juega entre noviembre y mayo. Sugiero se juegue entre septiembre y febrero, iniciando el segundo domingo de septiembre, se haría el juego de las estrellas el fin de semana después del juego 43 para que se tenga en cuenta para las votaciones de las encuestas los primeros 40 juegos, algo más de la mitad del campeonato. Los cuartos de final se iniciarían después de las vacaciones de fin de año (en esa semana podrían efectuarse juegos que estén pendientes y decidan algún clasificado) y la final concluiría en la segunda semana de febrero.

Esta modificación respondería a la posibilidad real de que el Campeón Nacional pueda participar enla Seriedel Caribe que se realiza en el mes de febrero y para que el equipo nacional se prepare mejor los años que hay Clásico Mundial, los que se efectúan en marzo como todos sabemos. Así mismo, se dedicaría un tiempo, entre marzo, abril y principios de mayo para realizar otro campeonato más corto y de más nivel en el país.

  1. Al concluir la Seriedel Caribe o el Clásico, el año en el que haya, aprovechando el ahorro de dinero proveniente de los 432 juegos eliminados de la Serie Nacional, más el que se dejó de invertir en los recursos (trajes, guantes, gastos en hoteles, transporte, etc), del equipo 17 que se eliminó, se puede organizar una SERIE SELECTIVA con 6 equipos, 35 juegos por equipo (7 contra cada contrario), para un total de 231 juegos (210 del torneo, 14 de semifinal y 7 de final), jugándose los mismos días que los acordados parala Serie Nacional (martes, miércoles, jueves, sábados y domingos o miércoles, jueves, viernes, sábado por la noche y domingos en la tarde).
  2. Cada equipo tendría 35 integrantes (25 peloteros: 3 receptores, 7 jugadores de cuadro, 5 jardineros y 10 pitchers, de ellos 5 abridores, 3 relevos intermedios y 2 cerradores; 1 Director, 2 Asistentes, 2 Entrenadores, 1 Carga Bate, 1 Médico, 1 Masajista, 1 Psicólogo y 1 Delegado),  que concentre la calidad de nuestro beisbol.
  3. Los equipos para esta SERIE SELECTIVA podrían ser:

Zona Oriental

  • Serranos: Conformado por los mejores peloteros de Guantánamo y Santiago de Cuba
  • Mineros: Conformado por los mejores peloteros de Granma, Holguín y Las Tunas
  • Granjeros: Conformado por los mejores peloteros de Camagüey, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus

Zona Occidental

  • Azucareros: Conformado por los mejores peloteros de Villa Clara, Cienfuegos y Matanzas
  • Vegueros: Conformado por los mejores peloteros de Mayabeque, Artemisa y Pinar del Río
  • Metropolitanos: Conformado por los mejores peloteros de Industriales e Isla de la Juventud

 10.  Los dos primeros de cada zona definen en una semifinal de 7 juegos el que pasa a la final, también de 7 juegos, para definir el Campeón de la Serie Selectiva, cuyo equipo podría ser el representante de Cuba en algún torneo internacional como el de Holanda, que se realiza todos los años, en Rotterdan o en Haarlem.

  1. 11.  Se jugaría en todos los estadios de las cabeceras provinciales, siendo la sede principal (o sea donde se jueguen más subseries) la provincia, cuyo equipo haya quedado mejor ubicado en la recién concluida Serie Nacional, de entre las que lo conforman. Por ejemplo, la sede del equipo Granjeros este año, sería Ciego de Ávila, aunque se jugarían también subseries en Camagüey y Sancti Spíritus.

12. Hay otros asuntos que, en mi opinión, el INDER debe analizar y resolver para seguir mejorando el Beisbol y el interés por él. Por ejemplo:

  • El salario de peloteros, entrenadores, directores de equipos y árbitros no debe seguir siendo el de una plaza laboral en la que, en muchos casos, nunca han ejercido pero están emplantillados allí para cumplir el principio del deporte amateur.

Considero que en Cuba se debe hablar de masividad en el deporte, como aparece en los Lineamientos dela Política Económicay Social del Partido yla Revolución, lo cual es correcto y apoyo; pero también hay que hablar y priorizar el deporte de alto rendimiento (quizás no tan masivo como lo es ahora), organizándolo y estructurándolo con códigos más cercanos a los que rigen el deporte mundial y en este sentido, opino que el salario de peloteros, entrenadores, directores de equipos y árbitros debe combinar su nivel escolar (obrero, técnico medio o universitario), con el nivel en que se juega (Serie Provincial, Nacional, Selectiva y Equipo Nacional), con plus adicionales para los equipos que queden en los primeros lugares en cada uno de ellos (diferenciando los lugares) y para los atletas que queden de líderes en los distintos departamentos del juego o en el equipo todos estrellas de cada campeonato (esto no incluye el pago del estímulo en CUC que el país hace a los Campeones Olímpicos y Mundiales, lo cual se debe mantener).

Para no violar el principio del amateurismo y siguiendo lo indicado en dichos Lineamientos, el INDER podría planificar en su presupuesto de un año para otro este dinero y contratar a los atletas por el período que duren los torneos en los cuales participen durante todo el año. Es decir, en ese período los peloteros serían trabajadores del INDER.

  • La posibilidad de que al cumplir su participación, en al menos 10 Series Nacionales, el propio país lo pueda contratar, si el atleta lo desea, en Ligas profesionales de Europa, Asia o el Caribe, con el compromiso de que el 30% de sus ingresos sea para el país y que si el equipo nacional lo convoca pueda participar con él. Con esto, se le daría salida al Lineamiento 143, en lo referido a generar nuevas fuentes de ingreso en el sector del Deporte.
  • Divulgar porla Televisión Nacional(preferiblemente en un canal que se caracterice para la transmisión de Deportes), las finales de las Ligas profesionales de Europa, Asia y el Caribe, tal y como se hace con el Futbol, Tenis de campo, Voleibol, Básquet, etc. El día que Estados Unidos tenga relaciones normales con Cuba, entonces se podrá incluir en estas propuestas sus distintas Ligas.
  • Otras que se consideren convenientes

Finalmente, quiero dejar claro que no pretendo que estas ideas se apliquen exactamente así, no creo que tenga la verdad absoluta. Solo aspiro a generar una polémica sobre la cual se propongan ideas que puedan ser utilizadas por los decisores para hacer cada día más atractivo el mayor acontecimiento cultural de Cuba.

De antemano les agradezco sus comentarios.

*Analista Cultural y colaborador de varios blogs

Tema relacionado: Director del Equipo Nacional de Béisbol:  Mi voto para Roger Machado


4 comentarios on “Béisbol: El acontecimiento cultural más importante de Cuba”

  1. El tema de la pelota en Cuba es muy polémico, lo primero es que hemos perdido el trabajo sistemático en la base, los campos que antes existían también han ido desapareciendo y los que quedan son pocos y algunos en los cuales es imposible entrar, me refiero a la mayoría, también los implementos el guante, las pelotas, todo muy caro, a veces usted lo ve los niños que nunca van a ser peloteros, ya que nacen en mejores condiciones económicas que otros, con trajes, guantes y los que si les sobran condiciones, grandes, fuertes, buen brazo y que decir, que son peloteros solo hace falta pulirlos un poco, no pueden seguir por las propias situaciones de la vida. Tambiñen hay que tener en cuenta que en los últimos tiempos ha cambiado la forma de jugar nuestro béisbol, ese que era alegre, lleno de jugadas, de picardías, de toques espectaculares como los de Luis UYlacia, uno de los mejores promer bate del Cuba y todos quieren botarla, jugar al batazo. Las ligas, los juegos entre barrios, en las comunidades campesinas, entre los colectivos de los centrales, eso ha venido desapareciendo, lo que unido a los problemas que existen en la base, con la masividad, van creando un ambiente malo, donde se escigen siempre a los mismos, algunos solo para estar sentados en el banco, sin perspectivas y todos lo saben.

    • Tienes mucha razòn Pablo…El béisbol necesita de mayor empuje en los barrios..Yo nunca fui pelotero y lo parctiqué muy poco, pero si veìa que al lado de la escuela que estaba en Playa Bonita, en Santa Cruz del Sur, los muchachos improvisaban un terreno en el invierno, porque en primavera siempre estaba lleno de agua por las lluvias…Pero donde quiera los niños practicaban béisbol….Se prácticaba a mano limpia, con bates de mangle rojo, pelotas construidos por nosotros mismo…Existia un gran entusiasmo…No solo en el béisbol sino tambièn en otros deportes…En la natación casi la mitad del Equipo Cuba era de Playa Bonita..De ahì surgieron Diego Mustelier, (fallecido), Primer Campeòn Centroamericano de Cuba; su hermano Hugo, José (Pica) Martinez, Mercedes Àlvarez y otros.

      Los especialistas de distintas disciplinas visitaban los terrenos para buscar futuros peloteros y siempre los encontraban. Y muy buenos….

      Santa Cruz del Sur siempre tuvo buenos equipos de béisbol…

      • Con la ayuda del historiador Pepelìn Cañete, ya fallecido, pude reconstruir una breve reseña sobre el béisbol en Santa Cruz del Sur, que forma parte del libro Sueños y Turbonadas.

        UNA SOSPECHOSA DERROTA EN EL BÉISBOL

        El poblado costero de Santa Cruz del Sur aportó varios atletas al deporte cubano. Había una gran efervescencia, principalmente en el béisbol. Cuentan muchas personas que, por esa disciplina, Leonardo Vila Aróstegui tenía una gran afición:
        “En la temporada en la que no tenía mucha presión de trabajo, que era muy poca, me dedicaba a la práctica del béisbol. Pronto me especialicé como lanzador; los entrenadores opinaban que me desempeñaba muy bien, pero que había que demostrarlo en un partido de nivel.
        ”En el puerto de Santa Cruz se encontraba fondeada una escuadra de la Marina de Guerra de los Estados Unidos, muchos de los tripulantes practicaban béisbol e incluso contaban con un equipo que, según tengo entendido, era muy poderoso: Los Campeones del Atlántico”.*
        ”Las autoridades locales y la oficialidad de la escuadra americana acordaron desarrollar un encuentro amistoso. Los yanquis se daban por vencedores y algunos de los del patio consideraban que era un juego entre el mono y el león y el mono amarrado, por supuesto que los monos éramos nosotros.
        ”Todo fue previsto para un domingo, el capitán de nuestro equipo, Héctor García, se manifestaba optimista, lo noté muy contento. Me planteó que a mí me correspondía lanzar ese juego. Presentaron a las dos escuadras, la de ellos y la nuestra. Los americanos salieron al campo como triunfadores, me llevé la ligera impresión que se mostraban prepotentes.
        ”No recuerdo si el primer lanzamiento fue una recta o una curva, de lo que sí estoy seguro es que el bateador se fue en blanco con una bola mala. Héctor me pedía que tuviera calma que mantuviera el control y así lo hice. Ninguno sacó la pelota del cuadro. Ahora estaba más convencido de que podíamos vencer. Los primeros tres peloteros, los mejores de ellos, los pude controlar sin dificultades. Después entramos nosotros y anotamos una carrera y posteriormente otra. Los campeones del Atlántico fueron vencidos con lechada. Lancé las nueve entradas completas y les propinamos nueve escones. Todos estábamos muy alegres y seguros que si logramos derrotarlos en este primer encuentro podíamos hacerlo en el segundo.
        ”Pero como todas las cosas que están vinculadas con la política sucia, en el segundo juego sucedió lo que no esperábamos. Aunque no me llamó la atención la sorpresiva visita de algunos oficiales de la escuadra yanqui a las autoridades locales, me parecía que había gato encerrado.
        ”Nuevamente estábamos en el terreno el domingo siguiente y las principales autoridades nos fueron a visitar. Se reunieron con nosotros. Fueron muy claros:
        ”–Por ningún motivo ustedes pueden ganar.
        ”Traté de lanzar con dignidad, pero pronto encontré la presión de los directivos. Los complacimos. Al principio los aficionados no lo notaron, pero a medida que se fue desarrollando el partido los espectadores empezaron a insultarnos. Hasta una línea fácil de capturar se convirtió en un doble. La gente nos gritaba y nos expresaba todo tipo de palabra ofensiva. El encuentro no tuvo un final feliz porque en la octava salida abandonamos el campo”.
        Durante mucho tiempo Héctor Acosta Avalo no encontró explicación a aquella derrota:
        “El equipo Campeones del Atlántico, digo yo que curiosamente perdió el primer juego y ganó el segundo. El mismo pitcher del equipo de Santa Cruz del Sur, que se veía que estaba dominando a los americanos, comenzó a decaer sin ningún motivo. No sé por qué pero perdió con los peloteros yanquis.
        ”Y comentando de deportes, Santa Cruz del Sur siempre tuvo tradiciones beisbolera. A mis 17 años de edad tuve mi primera oportunidad de practicar deportes. Había cierta compenetración entre los jóvenes que se agrupaban según la edad.
        ”Los de mi edad se caracterizaban por un sentimiento deportivo de tal magnitud que adoptamos el acuerdo de formar una sociedad deportiva, que incluía muchas disciplinas: el béisbol, la jabalina, el fútbol, el ajedrez, el dominó, la dama y el voleibol.
        ”Algunas disciplinas las practicábamos de día y de noche. La sociedad tuvo dos nombres: Club Atlántico Juvenil y Club 10. Nuestras fiestas las organizábamos los domingos por el da, después de haber concluido los partidos deportivos. Una fiesta sencilla, con dulce de mantecado, refrescos y la música bailable. Estaban prohibidas las bebidas alcohólicas.
        ”Santa Cruz del Sur contaba con tres novenas de pelota: Clubclare, Marino y El Delirio.
        ”Reinaba aquí un gran ambiente deportivo. Muchos aspiraban a formar parte de los equipos patrocinados por importantes empresarios”.
        Orencio Benito Marrero fue un joven muy afortunado desde el punto de vista de la libertad que le dieron de escoger su propio destino:
        “Desde que tuve uso de razón me gustó la pelota y me dedicaba exclusivamente a la práctica de deportes. A mis padres les era indiferente la vida que escogí y no se interesaron por cuál oficio me inclinaría lo que fue favorable a mis deseos. Tampoco fui una preocupación para ellos.
        ”Cuando tuve cierta edad y como me desenvolvía bien en los juegos de pelota, me seleccionaron para integrar una novena juvenil. Cuando me lo propusieron, al momento estuve de acuerdo. Tuve que demostrar en el terreno mis cualidades como receptor y figuré entre los jugadores de primera clase, hasta jugar, en esa posición, en diversas ciudades de nuestro país. En esa época, cuando el pelotero se destacaba los patrocinadores lo solicitaban enseguida y, con ello, el atleta tenía garantizado un puesto de trabajo ya sea en el central azucarero o en una industria.
        ”Como receptor fui afortunado también, ya que integré un equipo del Ejército y, durante cinco años, me dediqué sólo al deporte, me desempeñaba como receptor”.

        Nota: *Las personas que ofrecieron este testimonio ya han fallecido, al igual que el coautor que realizó las entrevistas. Según algunos investigadores que estudiaron el tema, entre ellos Ángel Ventura Bass, afirman que ese partido de béisbol se realizó en el verano de 1928 ó 1929, aunque, como no fue un juego oficial, el encuentro no fue recogido en ningún documento ni tampoco tuvo la cobertura de la prensa de la época.

        SUEÑOS Y TURBONADAS
        http://camaguebax.awardspace.com/generos_periodisticos/libro_suenos_turbonadas.htm

  2. También hay que buscar formulas para estimular mejor a los peloteros que llegan a las series nacionales, al equipo Cuba, de topar con los equipos del área y las ligas profesionales, de esa forma mediremos mejor nuestras fuerzas y no que tiene que ser en el Clásico. Mientras la pelota en otros países avanza, nosotros no acabamos de encontrar la formula para volver a los planos estelares, hace falta también acudor a los adelantos de la ciencia y la técnica y a alguna formula que propicie una mayor atención a los peloteros, como una prevención ante el robo descarado y cada vez mayor de nuestros mejores talentos. También hay que poner a dirigir a los que mejores resultados tengan y demuestren en el terreno sus habilidades y tácticas, como lo hizo Víctor Mesa, cumplió todo lo que se propuso y puso a jugar a todos sus hombres, esperemos a ver ahora a quien le dan la dirección del Cuba. De los más de 10 MILLONES de cubanos, la mayoría sosmos directores y tenemos nuestros criterios, aunque a veces vemos cada cosa, si a un lanzador que ha tirado 8 entradas le dan un jonrón de fao y después le abren el noveno episodio con cañonazo de hit, que son muestras evidentes de cansancio, porque esperar a que le den otros tres batazos consecutivos, o directores que con hombres en primera y segunda no tocan la bola, ni hacen jugadas. Estoy muy de acuerdo que al principal pasatiempo nacional hay que potenciarlo y llevarlo al lugar que le corresponde dentro de nuestro país, potencial nos sobra, solo hay que buscarlo y cultivarlo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .