En el norte de Ciego de Avila, Cuba: un iceberg llamado Jardines del Rey

Jardines del Rey o Sabana-Camagüey, al norte de Cuba se distingue por su naturaleza intacta.

La región es la más extensa de los cuatro archipiélagos de la Reina del Caribe y está compuesto por 2500 cayitos e islas pequeñas.

La belleza natural de esos islotes es sorprendente, especialmente los cayos Coco, Guillermo, Santa María, Cayo Paredón Grande, Sabinal, frente a las aguas cristalinas del Caribe, en un extraordinario entorno todavía virgen.

Las cayerías de Ciego de Ávila disponen de una moderna terminal aérea, puertos, bases náuticas, parques naturales y programas de ecoturismo. Algunos de sus cayos superan en extensión a varios países del mundo.

El Archipiélago Jardines del Rey, nombrado así en 1514 en homenaje al monarca español Fernando El Católico, se encuentra bordeado por un muro de corales de unos 400 Kilómetros de largo.

Es la segunda barrera coralina más extensa del mundo, superado únicamente por la de Gran Barrera Australiana, según apuntan los conocedores de la profesión submarina e ideal para los amantes del buceo, en aguas de temperatura agradable y excelente visibilidad.

A través de alrededor de 78 kilómetros entre la ciudad de Morón y Cayo Coco la vegetación se presenta con ese verdor que caracterizan los bosques cubanos. Ahora crecen en armonía los árboles autóctonos de la región, como la yana, el mangle prieto y el mangle rojo, con otros trasladados a la zona con los grandes pedruscos y el rocoso con los que se construyó la carretera.

En Cayo Guillermo se distingue el Hotel Sol Cayo Guillermo de categoría 4 estrellas. Está ubicado en uno de los islotes del Archipiélago Sabana-Camaguey.

El hotel está rodeado de una exuberante vegetación de bosques tropicales, bellas playas de finísima arena blanca y atractivas barreras coralinas. Características similares posee el Hotel Meliá Cayo Coco, instalado en uno de los sitios más fascinantes de Jardines del Rey, que debe su nombre al ave conocida por Ibis Blanco.

El islote está unido a la Isla Mayor por una carretera sobre el mar de 17 kilómetros, donde se pueden apreciar numerosas colonias de flamencos y otras aves migratorias que escogen estos lugares como sitio de escala obligada.

También a través de este moderno viaducto, conocido como Pedraplén, se conecta con Cayo Guillermo y Cayo Paredón Grande. Muchos turistas optan, en los Jardines del Rey, por la excursión denominada La Ruta de Robinson Crusoe.

Se suman las noches temáticas en La Cueva del Jabalí, las fiestas, safaris y disímiles actividades relacionadas con la cultura o las tradiciones de esta región central del archipiélago cubano. Todo es belleza en esta ínsula.

A la altura de las costas de la ciudad de Morón, de occidente hacia oriente, los cayos van aumentando de tamaño. Sobresalen asimismo La Isla Turiguanó y los cayos Guayabal y Sabinal, este último próximo a Nuevitas, escenarios todos de la novela Islas en el Golfo, del escritor norteamericano Ernest Hemingway.

Me atrevo a afirmar que para el turismo ecológico y las excursiones, el Archipiélago Jardines del Rey está entre los mejores sitios del .Caribe. Dispone de un enorme potencial, especialmente en las playas, virtualmente vírgenes y con una amplia biodiversidad y endemismo.

En un análisis realizado por Idanis Pedroso Borrero  se confirma que en toda esa esplendida zona existe una vegetación propia de este tipo de ecosistema, adaptada a soportar las condiciones de fuerte sol, suelo escaso de componentes orgánicos y con alto contenido de sales.

«Es de destacar la presencia de diferentes tipos de bosques, los que en su totalidad llegan a ocupar el 60 por ciento del área de los cayos. La gran variedad de habitats existentes condiciona una amplia diversidad de la flora y la fauna, que alberga un alto nivel de endemismo, lo cual coloca a la zona entre las más ricas en biodiversidad de Cuba y el Caribe. »

Agrega la investigadora que también se conocen más de 958 especies, donde se registran 11 géneros, 107 especies y 47 subespecies. Son los moluscos y los reptiles los grupos zoológicos de mayor endemismo en la región, sin embargo, las aves constituyen el elemento más sobresaliente por la densidad y variedad de especies.

En el Archipiélago Jardines del Rey devienen atractivos los faros de 100 o más años de antigüedad, entre ellos el Faro de Colón, en Cayo Sabinal, construido entre 1847 y 1850 con el fin de proteger a la navegación por el Canal Viejo de Bahamas y a la entrada de Bahía de Nuevitas. Su torre tiene una altura de 59 metros.

Según los moradores, la ejecución del faro requirió de esclavos chinos, muchos de los cuales encontraron su muerte allí.

En los Jardines del Rey se pueden apreciar con mucha facilidad cardúmenes de langosta, pargo criollo, macabí y cubera, entre otras especies marinas. Además en zonas continuas al veril y fuera de la plataforma existen especies para la pesca deportiva: el dorado, la aguja, el castero y el emperador.

Próxima a Cayo Cruz se encuentra el Canal Viejo de Bahamas, una ruta internacional de cruceros y yates en viajes de recreo. Pero actualmente el desarrollo turístico en el archipiélago Sabana-Camaguey se concentra en los cayos Guillermo, Coco, Santa María y Cayo Paredón Grande.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.