Camagüey: Cayo Sabinal, un bello y extraordinario entorno virgen bañado por las aguas del océano Atlántico

Cayo Sabinal, un sitio muy apacible del norte de la provincia cubana de Camagüey, sorprende por la belleza natural de sus hermosas playas vírgenes y sus más de 30 humedales, entre temporales y permanentes. Tiene una extensión de 335 kilómetros cuadrados y se encuentra al oeste de la bahía de Nuevitas, al este de Cayo Guajaba y la Bahía de Gloria.

Muy cercano también a la Playa de Santa Lucía, principal destino de la provincia. Bañado por las aguas del océano Atlántico, en los mares de ese maravilloso paraje de la geografía caribeña se pueden observar disímiles embarcaciones que  navegan por el canal viejo de Las Bahamas, Bahía de Gloria o el canal de Carabelas.

Suele llamársele “Isla de Sabinal”  y está separada de tierra firme por esteros, bahías y ensenadas. Debe su nombre a la sabina, una especie de sándalo o enebro que crece en ese lugar. Desde las hermosas playas de ese  cayo, perteneciente al archipiélago  Jardines del Rey,  se puede emprender una excusión marítima hasta el Faro Colón, que deviene desde 1847, punto de guía para los  navíos que navegan por el Canal de Bahamas.

Desde el aire se distingue un paraíso de cayos y cayuelos generalmente llano y de forma irregular, compuesto por ciénagas y lagunazos. Por esos mares solía navegar, con su yate Pilar, el prestigioso escritor estadounidense Ernest Hemingway.

Junto a otros islotes de los Jardines del Rey, la península de Sabinal es escenario de la novela Islas en el Golfo. A pocas millas de allí el también autor de El Viejo y el Mar solía lanzar anclas en la Punta de Maternillos. Aunque existe evidencia de la presencia del Fuerte de San Hilario, que se utilizó como torreón y cuarteles para la tropa y la artillería españolas.

Según los investigadores su castillo sirvió de prisión de la Clase Militar desde 1831, fecha en que se edificó. La vegetación del cayo está compuesta por árboles de atejes, llanas, la sabina, el sabicú, el roble, el ácana, la yaya, Jiquí, cedro y el guayacán (propia de este tipo de ecosistema, adaptada a soportar las condiciones de fuerte sol).

Asombrosamente, se pueden cultivar yuca, caña de azúcar, el tabaco,  maíz, plátano, melón y calabaza. Cayo Sabinal, tercero en extensión de Cuba  y una de las zonas de playas más hermosas del norte de la provincia de Camagüey, posee una fauna privilegiada en la que conviven armoniosamente  jutías, jicoteas, venados, cerdos, bovinos silvestres, y el tocororo, ave nacional cubana.

De igual forma cientos de patos de varias especies emigran, durante el invierno para reproducirse en las lagunas de  ese  extraordinario entorno todavía virgen del Caribe.

En EcuRed: Enciclopedia cubana recoge que el islote está lleno de “leyendas de corsarios y piratas que habitaban la zona durante sus aventuras de saqueos y contrabando, es por eso que en 1831 se edifica en la costa oriental de Sabinal el Fuerte de San Hilario, que sirvió como torreón y cuartel de la tropa y artillería española encargada de proteger la cayería Sabana-Camagüey.

“Más tarde fungió como Prisión de la Clase Militar y en 1875, San Hilario fue escenario de la única sublevación carlista de Cuba. Emplazado en la mayor altura de Sabinal, el Fortín, aún se halla en pie, siendo otra de sus atracciones turísticas.

“En 1847 instalan en la Punta de Maternillos el Faro Colón, punto de observación desde el cual se tenía dominio del Antiguo Canal de Bahamas, imprescindible para alertar al Capitán del Puerto de Nuevitas y a San Hilario sobre cualquier ataque o anomalía. El Faro, aún activo, es uno de los más antiguos de Cuba.

“Producto de las muchas batallas navales perpetradas en la zona abundan en las profundidades de sus mares importantes barcos hundidos como el Nuestra Señora de Alta Gracia, el Mortera y el Pizarro; constituyendo verdaderos tesoros sumergidos.

“Fue también en Sabinal donde el Premio Novel, Ernest Hemingway, participó personalmente en la búsqueda y caza de submarinos alemanes durante la II Guerra Mundial, además de adorar sus aguas por la riqueza para la pesca a bordo de su yate Pilar”.


2 comentarios on “Camagüey: Cayo Sabinal, un bello y extraordinario entorno virgen bañado por las aguas del océano Atlántico”

  1. […] Nuevitas: una región salpicada de colores, Playa de Santa Lucía: gran piscina natural de Cuba, Cayo Sabinal: un bello y extraordinario entorno virgen, Los Tres Ballenatos: amigos del sol y la noche y Una puesta de […]

  2. […] Nuevitas: una región salpicada de colores, Playa de Santa Lucía: gran piscina natural de Cuba, Cayo Sabinal: un bello y extraordinario entorno virgen, Los Tres Ballenatos: amigos del sol y la noche y Una puesta de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .