Bajan en Camagüey las cortinas imaginarias del XVIII Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica, 2012

Luego de cuatro intensas y enriquecedoras jornadas de debates y el estreno en Cuba de cinco filmes cubanos y extranjeros, culminó en la Ciudad de los Tinajones el XVIII Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica, Camagüey 2012.   

En el contexto de esta edición, especialistas del Séptimo Arte reflexionaron en relación a dos contenidos fundamentales: el cine cubano de los años 70 del pasado siglo y los nexos entre la gastronomía y el cine, este último ejemplificado con películas que abordaron el tema y contenido en el texto de Frank Padrón, “Co-cine, un estudio del discurso culinario en la pantalla grande”.

Entre las premier de lujos estuvieron los filmes cubanos  Fabula, de Lester Hamlet; Juan de los Muertos, Alejandro Brugués; y Verde Verde, este ultimo con la presencia de su director Enrique Pineda Barnet, Premio Nacional de Cine.

En las palabras de clausura del evento Mario Naito, Presidente de la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica (ACPC), elogio la calidad de las sesiones teóricas de un encuentro anual, fruto de la perseverancia de quienes lo iniciaron en MIL 993; Luciano Castillo, Armando Padrón y .

Dijo que se abordó el cine cubano en un período muchos conflictos de la vida cultural que se vio reflejado en la gran pantalla y explicó que el público ha tenido la posibilidad de apreciar más de 100 películas muy importantes, en una programación que se extenderá hasta e 31 de marzo.

Las cortinas imaginarias del XVIII Taller Nacional e la Crítica Cinematográfica,  Camagüey 2012, bajaron  con la presentación por el crítico Joel del Río, de la película norteamericana Hugo, del director Martín Scorsese, ganador, entre otros galardones, del prestigioso premio Caldecott y el Globo de Oro como Mejor Director.

El también investigador de cine explicó que el filme, a partir de la novela de tema infantil La invención de Hugo Cabret, del estadounidense Brian Selznick, es necesario verlo desde la desnudez,  la inocencia, la tristeza, que contiene y desde la nostalgia, que constituye el sentimiento predominante de la película.

Añadió que el veterano cineasta de origen italiano se apoderó de la nostalgia de Paris, de una ilusión de un Paris a su manera para intentar lograr su mejor película de todos los tiempos. La acción transcurre en los secretos pasillos de una inmensa estación de trenes del París de los años treinta.

Explicó que Hugo es la historia de un niño huérfano huérfano y solitario que vive entre las paredes la estación de Montparnasse ajustando relojes y robando comida; “la historia de un nacimiento y de la nostalgia; la memoria de lo que muchos otros han recordado como hermoso; capaz sucesivas de nostalgias, imágenes y memorias”.

Reconoció que Hugo visualmente es una película sorprendente que deja al espectador estupefacto envuelto en la magia de la historia de Hugo, el personaje principal de un filme que además, ronde homenaje a los orígenes del cine, en la figura de George Méliès.

Temas Relacionados:

Camagüey: Capital de la Crítica Cinematográfica del 13 al 17 de marzo

Camagüey: Abrieron las cortinas del XVIII Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica

XVII Taller Nacional de Crítica Cinematográfica: Reconocen en Camagüey trascendencia de la película cubana “Los sobrevivientes”



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .