Tiro de gracia (la emboscada de Pino Tres y la masacre de La Caobita)

El crimen (Leer la historia completa)

Qué opina Antonio Guerrero, uno de los Cinco Héroes, sobre este libro?

La mayoría de los rebeldes se ha retirado. Con mucho esfuerzo físico y enfermo,
Horacio Cobiella Domínguez llega arrastrándose hasta las plantaciones de mango.
En esas condiciones Fernando Figueredo Castellanos, lo encuentra. No deja solo
a Cobiella. No lo abandona.

Muchos rebeldes alcanzan el monte. Pasan a rastra, por debajo de la casa de piso de
alto que está a pocos metros del sitio de la emboscada. El tiroteo es intenso.
Los soldados del Ejército de la tiranía están disparando muy bajito. Horacio y
su compañero intentan conservar la vida encaramándose en una matica de mango.

Los sorprenden los primeros claros del día. Horacio Cobiella y Fernando Figueredo,
se mantienen encima de la mata de mango, a sólo pocos metros de los guardias.
Los casquitos revisan toda la zona. Golpean fuertemente las puertas de los
bohíos con las culatas de los fusiles.

—Pa’ fuera, carajo, o les vamos a tumbar la puerta —dice enfurecido un soldado.

—No disparen por favor, que ahí niños en la casa, —responde Arquímedes González. El campesino escucha otra vez los golpes en la puerta de la casa.

—¡Abre la puerta, Guajiro¡

Arquímedes abre la puerta. El guardia lo hala por el brazo.

—Usted se queda aquí sentado en el suelo. No intentes escapar porque te vamos a matar como un perro.

Otros soldados revisan los alrededores del batey en busca de rebeldes.

Fernando y Horacio ven movimientos de soldados próximos al mangal, donde ellos están ocultos.

—Coño, los guardias se acercan —dice para sí Horario y alerta a su compañero— No te
muevas Fernando que nos pueden descubrir.

—Pero, ¿qué hace ese casquito? ¿Viene para donde estamos nosotros? —dice Fernando.

Los guardias continúan buscando en los alrededores.

—Estamos a salvo, Fernando, parece que se van. Deja que se alejen un poquito más para bajarnos.

—No, mira ¿Qué están haciendo? ¿Retroceden? Ahora sí estamos fritos los dos. Ese
casquito está mirando para este rumbo. ¿Nos habrá descubierto?

Un soldado avanza hacia la mata de mango. Se percata de la presencia de los dos
rebeldes.

—Oye, aquí hay dos mau mau!

Arquímedes González, también los ve desde su casa, pero no puede hacer nada por ellos.
También él está en manos de los soldados. Observa a Horacio delicado de salud.
Casi no puede caminar “No me explico cómo Fernando, que está perfectamente de salud, no continuó rumbo al monte. Qué va era de madrugada y verdad que la cosa no estaba buena con el tiroteo que había allí. Si ellos no se encaraman en la matica de mangos y cogen por debajo del piso de la casa de Mongo García que vive ahí, se hubieran salvao’. Ellos han fallao’; ellos, cuando aplacó un poco el tiroteo, tenían que
haberse bajado e irse por debajo del piso de la casa. El piso de la casa tiene
como cuatro pies de altura. Por ahí hubieran podido salir al otro lao’, pa’ el
monte, pero no, se quedaron ahí”.

Arquímedes está frente a la casa y ve como los traen a empujones. Pasan muy próximos al campesino.

“Coño los están amarrando frente a la casa de abono que está al pie de la grúa ¿Qué
harán con ellos dos?

Otros guardias amarran por los pies a los rebeldes muertos, como si fueran animales.
Los amarran y los apilan. Hay un jovencito de la zona que está muerto.
Arquímedes observa el cadáver del rebelde. “¡Coño a este muchachito lo conozco
yo!”. Lo ve así entre los muertos, con una bala en el cuello y otra en la
pierna. Se llamaba Gerardo. Esa escena le causa espanto. Siente estremecimiento
en todo el cuerpo.

Los guardias arrastran a los muertos sobre el llano terreno que ahora se tiñe de
sangre.

Pasa algunos minutos. Los soldados llevan a Horacio y a Fernando para un campo de
caña que está frente a la grúa, un campo de caña nuevo.

Los soldados los obligan a correr rumbo al canal. Pronto se escucha el tableteo de
la ametralladora. Fernando sólo tenía 16 años de edad.

Arquímedes reflexiona ante aquella escena de espalto: “Jamás pensé que un ser humano podía ser tratado con tanto desprecio. Es un momento muy doloroso para mí”.

A Arquímedes lo sorprendió la emboscada de visita en Pino 3 por la novedad de su
cuñada.

Alrededor de las diez de la mañana comienza a apilar a los muertos. Los van tirando al pie de la canoa, donde le dan agua a los animales; un poquito más atrás de la
canoa está Gerardo muerto con una bala en una pierna y la otra en el cuello.
Llegaron los guardias y lo amarran por los pies y lo tiran a la orilla de la
canoa.

Arquímedes cierra los ojos y se aprieta la cabeza con las manos. Cuando mira nuevamente, los guardias amarraban y arrastraban a los muertos por encima de una malva pelúa.

A Gerardo lo llevan hacia donde están hay otros cuatro rebeldes muertos. Un rato
después los vuelven a amarrar y los arrastran hasta el crucero del ferrocarril.


2 comentarios on “Tiro de gracia (la emboscada de Pino Tres y la masacre de La Caobita)”

  1. […] Cobiellas Domínguez cayó en la emboscada y masacre de Pino Tres, cuando el 27 de septiembre de 1958 los esbirros de la tiranía de Fulgencio Batista asesinaron a […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .