Cuba por un modelo sostenible como estrategia de desarrollo económico en las cayerías, islotes y parques naturales

Documento que presenta resultados de investigación terminada desde una perspectiva analítica, interpretativa o crítica del autor, sobre un tema específico, recurriendo a fuentes originales.

Cuba se encuentra entre los destinos turísticos del Caribe en los que se habla con propiedad de un modelo sostenible

Resumen

Es objetivo de este trabajo informar a los profesionales del Turismo, turoperadores, agentes de viajes, estudiosos de la naturaleza y personas interesadas en la modalidad del turismo ecológico, sobre las potencialidades que posee la isla en este sentido. El autor se fundamenta en los principios de la sostenibilidad como modelo de desarrollo. Para su elaboración se aplicó un grupo de técnicas y métodos, recurriendo a fuentes pasivas y activas.

Reconocido por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la infraestructura turística creada en cayos e islotes de Cuba, responde a un modelo sostenible. En la mayor de Las Antillas existe sobre el  tema una bibliografía muy limitada, por lo que el autor se dio a la tarea de demostrar las potencialidades para la explotación armónica de los recursos naturales en el ecosistema de la isla caribeña sin afectar la diversidad biológica y los sistemas de soporte de la vida.

Es objetivo de este trabajo informar a los profesionales del Turismo, turoperadores, agentes de viajes, estudiosos de la naturaleza y personas interesadas en la modalidad del turismo ecológico, sobre las potencialidades que posee la isla en este sentido. El autor se fundamenta en los principios de la sostenibilidad como modelo de desarrollo. Para su elaboración se aplicó un grupo de técnicas y métodos, recurriendo a fuentes pasivas y activas.

Reconocido por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la infraestructura turística creada en cayos e islotes de Cuba, responde a un modelo sostenible. En la mayor de Las Antillas existe sobre el  tema una bibliografía muy limitada, por lo que el autor se dio a la tarea de demostrar las potencialidades para la explotación armónica de los recursos naturales en el ecosistema de la isla caribeña sin afectar la diversidad biológica y los sistemas de soporte de la vida.

Fuentes:

www.turismoencuba.com

www.hicuba.com

Introducción

Cuba se encuentra entre los destinos turísticos del Caribe en los que se habla con propiedad de un modelo sostenible acorde con el medio ambiente, y que genera efectos positivos. Estos atributos han sido reconocidos a la ínsula por Naciones Unidas al poseer reservas naturales, de la biosfera, paisajes naturales, parques nacionales y áreas protegidas vírgenes.

Se manifiesta con especial énfasis, entre muchas otras regiones, en las cayerías del archipiélago Sabana-Camagüey, al norte de la isla, lo que permite satisfacer «todas las necesidades económicas, sociales y estéticas», y a la vez que respetar «la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas de soporte de la vida».[1]

Los excursionistas abogan por el turismo de la ínsula precisamente por la belleza de sus playas, el cuidado del medio ambiente y la amabilidad de su población. La viceministro del sector, María Elena López ha reiterado que la isla «es mucho más que sol y playa, es un destino heterogéneo y singular del Caribe; único y diverso, con una propuesta muy variada».”

En alrededor de  10 años la mayor de las Antillas se ha convertido en el tercer destino turístico del Caribe. La primacía la mantiene la República Dominicana, seguida por el  Caribe mexicano.

Especial atención se presta en la Perla de las Antillas a la protección del medio ambiente en el proyecto científico del archipiélago Sabana-Camagüey, iniciado en 1993, cofinanciado por el Fondo Mundial de Medio Ambiente, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y el gobierno de Cuba. Está orientado a la explotación armónica de los recursos naturales, en el ecosistema del centro norte de Cuba.

Solo en  la provincia de Villa Clara, existen para este propósito más de dos mil 700 habitaciones, en seis instalaciones hoteleras, localizadas en los islotes de Ensenachos, Las Brujas y Santa María.

El año próximo se espera incrementar el número de capacidades en esa zona, próxima a la ciudad de Caibairién, en  unas cuatro mil habitaciones, respondiendo a un modelo sostenible acorde con el medio ambiente. Esa área está unida a tierra firme por un pedraplén, obra  que obtuvo el Premio Iberoamericano Puente de Alcatara, debido a un consecuente  cuidado del entorno.

El proyecto, en el  también conocido archipiélago Jardines del Rey, comprende una superficie de 75 mil kilómetros cuadrados, de cinco provincias del centro  cubano, que circunscribe la plataforma marina poco profunda y  más de dos mil 500 cayos que conservan una gran biodiversidad con especies endémicas y migratorias.

El turismo cubano, junto a las opciones de la cayería del norte, suma nuevas modalidades que permiten ofrecer una calidad esmerada. Se incluyen ocho hoteles para un servicio de excelencia y personificado en las provincias de Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus y Santiago de Cuba, pertenecientes al grupo Cubanacan.

Con optimismo el turismo en la Perla del Caribe enfrentará, en el actual 2009, el nuevo desafío que representa la crisis económica y financiera y tiene el reto de igualar o superar el número de visitantes del pasado año (record histórico): 2 millones 348 mil 340 excursionistas e incluso recibir 2 millones 500 mil turistas extranjeros.

La industria sin humo en Cuba se propone avanzar, pero cumpliendo los principios que definen el turismo sostenible de la Organización Mundial del Turismo (OMT): los Recursos naturales y culturales se conservan para su uso continuado en el futuro, al tiempo que reportan beneficios; el desarrollo turístico se planifica y gestiona de forma que no cause serios problemas ambientales o socioculturales; la calidad ambiental se mantiene y mejora; se procura mantener un elevado nivel de satisfacción de los visitantes y el destino retiene su prestigio y potencial comercial; y los beneficios del turismo se reparten ampliamente entre toda la sociedad.

Por sus características geográficas, la radiación solar que se recibe y las particularidades de la circulación atmosférica en Cuba es predominante un clima cálido tropical, temporalmente húmedo y con influencia marítima.

La mayor de las Antillas se encuentra ubicada en una latitud muy próxima al Trópico de Cáncer, lo que determina la recepción de altos valores de radiación solar durante todo el año.

Por esas particularidades, la isla deviene eterno verano (como dice el eslogan), factor fundamental para que decenas de miles de turistas de todos los continentes opten por el destino de sol y playa cubano en los meses de noviembre a abril, considerada la temporada alta del turismo, período en que en buena parte del planeta el mar se congela, mientras que en la isla las aguas cálidas invitan a un chapuzón.

Pero el lapso veraniego para los habitantes del archipiélago se enmarca en los meses de julio y agosto (los más calurosos del año), período que, con radiante alegría, utilizan para viajar a las playas, los ríos, los embalses, disfrutar de la naturaleza y excursiones a las montañas y asistir a los cursos de verano…

El modelo sostenible en la esfera turística es una herramienta estratégica de desarrollo económico.  Precisamente el Programa Nacional de Desarrollo del Turismo en Cuba[2] tiene como premisa fundamental compatibilizar el desarrollo turístico con la conservación y uso sostenible de los recursos existentes en cada destino. Responde a un detallado ordenamiento territorial para cada polo turístico y establece los lineamientos de protección ambiental, dando prioridad al proceso de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos de desarrollo turístico; al respecto, la Estrategia Ambiental Nacional presentada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (1997: 38-54) plantea los instrumentos para su implementación.


[1] Turismo sostenible: http://es.wikipedia.org/wiki/Turismo_sostenible

[2] González Herrera, Manuel: Política turística para el desarrollo sostenible del turismo cultural / San Juan de los Remedios, Cuba. http://www.teoriaypraxis.uqroo.mx/doctos/Numero3/Gonzalez.pdf


5 comentarios on “Cuba por un modelo sostenible como estrategia de desarrollo económico en las cayerías, islotes y parques naturales”

  1. Viene muy bien con la necesidad de cuidar el planeta

  2. Jarro, qué bueno que todavía existen Quijotes…
    cl


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .